Latinoamérica reafirma su compromiso para desarrollar proyectos urbanos integrados que incluyan el acceso equitativo a servicios de agua y saneamiento 

La buena gestión del agua es esencial para desatar el potencial de las ciudades de Latinoamérica. La escasez de este recurso, además de afectar a la salud de los habitantes más vulnerables, reduce su productividad. Por esta razón, asegurar el acceso universal a agua y saneamiento se ha convertido en algo primordial para los gobiernos latinoamericanos en su propósito de crear  ciudades más inclusivas.

En este sentido, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible, Hábitat III, que se celebrará en Quito en octubre de 2016, tiene entre sus temas principales el agua y el saneamiento urbanos, y culminará con una Nueva Agenda Urbana que servirá como hoja de ruta para los países en la implementación de un nuevo modelo de desarrollo urbano inclusivo y sostenible.

En el proceso de preparación de Hábitat III se llevó a cabo en Toluca, México, la reunión regional de América Latina y El Caribe, en la que participaron representantes de los gobiernos nacionales y locales, legisladores, comunidad académica y organismos internacionales, con el objetivo de discutir los retos y oportunidades de las ciudades de la región en los próximos 20 años.

CAF formó parte del Consejo Asesor de la Conferencia, en el que también estuvieron involucrados distintos ministros de la región, como parte de su estrategia de priorizar la generación y el intercambio de conocimiento como una acción clave para promover la inclusión social efectiva.

Como resultado de esta reunión se produjo la Declaración de Toluca, un documento que refuerza el compromiso de los países para superar estos desafíos y les permite adoptar una visión más clara sobre el desarrollo sostenible a nivel regional. En este documento destaca la presencia de dos metas concretas que apuntan a una mejor gestión de los recursos hídricos:

  • Desarrollar la infraestructura de abastecimiento de agua, alcantarillado, limpieza pública, manejo de residuos sólidos, drenaje urbano y manejo de aguas pluviales, necesaria para garantizar el acceso universal y equitativo al agua potable y a servicios de saneamiento e higiene adecuados.
  • Asegurar que dicha infraestructura forme parte de planes y proyectos urbanos articulados e integrados, incluyendo las intervenciones en materia de habitación, movilidad, entre otras, y cuente con la participación de la población local.

Como colíder de una de las unidades de trabajo en el proceso de Hábitat III, CAF apoya los esfuerzos de los países para avanzar en la consecución de estas metas y construir un futuro con ciudades de más inclusivas, resilientes y sostenibles en América Latina.