Argentina inaugura su primera planta de producción CSR a gran escala

ARX Arcillex S.A. inauguró la primera planta en la Argentina de producción a gran escala de Combustible Sólido Recuperado (CSR), que le permitirá al Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) disminuir volúmenes de residuos dispuestos en rellenos sanitarios, sustituir combustibles fósiles por una fuente renovable y colaborará en paliar el déficit energético del país.

El AMBA (la Ciudad de Buenos Aires más 24 municipios que lo rodean), tiene una población de 13 millones de habitantes y genera un volumen diario de 16.000 toneladas entre Residuos Sólidos Urbanos (RSU) y Residuos Comerciales e Industriales no peligrosos.

Todos los días el Área Metropolitana de Buenos Aires genera más de 16.000 toneladas de residuos: una parte puede ser bio-estabilizada, otra parte reciclada por las cooperativas sociales y cerca del 30 % puede ser recuperado para la producción de CSR, reduciendo el volumen que se dispone en los rellenos sanitarios.

De los 4 rellenos sanitarios creados por la Coordinadora Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estados – CEAMSE-, uno ya se cerró, dos tienen fecha de cierre en el corto plazo, quedando sólo uno de los rellenos operativos en el mediano plazo para procesar las 16.000 T/día metropolitanas. Ésta situación requiere una solución urgente de nuevas alternativas para la gestión de residuos, entre las que se encuentra la valorización energética de residuos.

El desafío del ARX Arcillex es el de es transformar los residuos de la producción industrial, de centros comerciales, municipios o del consumo en una fuente de energía sustentable y de amplia disponibilidad,
ya sea como sustituto del gas y el fueloil, en hornos cementeros, o directamente como fuente de generación de energía eléctrica.

La nueva planta de producción de CSR, emplazada en la localidad de José L. Suárez, Provincia de Buenos Aires, recibe unas 1.200 a 1.500 toneladas por día de Residuos Comerciales e Industriales (envases, embalajes, recortes, retazos, pallets, y otros residuos de la producción o el consumo comercial no contaminados), con un 25 % de destino a producción de CSR y el resto se reserva para futuros uso en un relleno sanitario propio.

Leer el artículo completo

Artículo publicado en: FuturENVIRO Nº34 Octubre 2016