Bioplásticos de altas prestaciones para envase alimentario, equipamiento deportivo, automoción o construcción se dan cita en Valencia

AIMPLAS celebró durante los días 1 y 2 de marzo, la VI edición de su seminario internacional sobre Biopolímeros y Composites Sostenibles, donde más de 170 profesionales del sector se dieron cita para presentar sus novedades y debatir sobre los retos y tendencias en plásticos biodegradables y procedentes de fuentes renovables. Un material en el que la demanda se duplicará desde 2014 a 2019 hasta alcanzar los 1,4 millones de hectáreas dedicadas a su producción, sin competir con la superficie destinada a la alimentación que asciende a 1.240 millones de hectáreas, según ha explicado Constance Ißbrückerl, de European Bioplastics.

Durante su primera jornada, se presentaron novedades en materia prima procedente de diversas fuentes renovables como el ricino, la caña de azúcar o el maíz, incluso del suero de la leche, con aplicaciones tan sorprendentes como las resinas para fabricar esquíes y tablas snowboard o kitesurf reciclables, y en sectores como el de la automoción o la construcción que requieren de altas prestaciones por parte de los materiales empleados.

FCC Aqualia central, Inodoro

El encuentro mostró un avance en la utilización de biopolímeros en el sector del envase alimentario con novedades en este terreno como los envases para comidas preparadas resistentes al calor o aquellos para alimentos frescos que ofrecen muy alta barrera para alargar su vida útil.

La segunda jornada comenzó con un repaso a la normativa vigente que regula la utilización de biopolímeros a nivel industrial y continuó con un espacio dedicado a la biotecnología y producción de los biopolímeros a partir de procesos naturales como la fermentación o a partir de microorganismos.