DEEPDROP®. Ahorro y eficiencia en la gestión de agua de riego, a simple vista

El agua es un recurso natural escaso y debido al cambio climático se prevé que los periodos de sequía sigan aumentando los próximos años. Por lo que el control del consumo del agua en los regadíos es cada vez más necesario. DEEPDROP®, es un sistema de riego patentado que convierte el riego en superficie en riego subterráneo consiguiendo un ahorro y eficiencia en la gestión del agua de riego. Con DreepDrop se ofrece un sistema de control visual del riego subterráneo fácil de instalar con costes mínimos.

DEEPDROP® es un sistema que permite superar las deficiencias tanto del riego en superficie como del riego subterráneo, incorporando las siguientes ventajas.

¿Cómo?:

FCC Aqualia central, Inodoro
  • Ahorrando el consumo del agua e incrementando la eficiencia en su gestión.
  • Con una fácil instalación, tanto en sistemas de regadío existentes como de nueva instalación.
  • Permite su instalación total o de forma paulatina.
  • Se adapta al uso tanto para cultivos agrícolas como para jardinería.
  • Con un bajo coste de instalación.
  • Facilita la evaluación y la inspección visual del sistema de regadío.
  • Es compatible con todo tipo de regadío por goteo en superficie existente.
  • Reduce la obstrucción de los emisores debido a la cal, otro tipo de suciedad y al crecimiento de las raíces guiándolas hacia al subsuelo.
  • Guía las raíces hacia al subsuelo permitiendo, de este modo, fortalecer el arraigamiento de árboles, plantas o cualquier tipo de cultivo.
  • Reduce las malas hierbas en el caso del regadío en superficie y el riesgo de intoxicación de la fauna que se acerca al mismo porque ingiere los fertilizantes presentes en el agua.

En la actualidad existen dos grandes tipos de riego: en superficie y el subterráneo.

El riego en superficie

Actualmente el sistema de irrigación en superficie es el más extendido. Consiste en el uso de goteros que pueden simplemente irrigar de forma localizada en superficie mediante goteros los cultivos. O bien en goteros autocompensantes que dosifican la cantidad necesaria para la planta. Esta modalidad de riego ha permitido un mejor aprovechamiento del agua, pero aun así se sigue desperdiciando mucha agua debido a que:

Se desaprovecha una parte del agua por evaporación, por escorrentía o por percolación.

Las raíces tienden a crecer hacia la superficie húmeda arraigando poco en el subsuelo.

Los goteros suelen deteriorarse y obstruirse debido a la intemperie, la alcalinidad de la propia agua y a la acción de los pequeños animales.

La fauna que se nutre del agua de dichos goteros se expone al riesgo de intoxicación y muerte por la ingesta de los productos químicos diluidos en la misma.

Además del cultivo que se quiere hacer crecer, el sistema de regadío en superficie, hace crecer más mala hierba que también bebe de la misma agua.

El riego subterráneo

Con la aparición del riego subterráneo por goteo, técnica de riego que permite el aporte de agua y nutrientes a la planta de forma localizada y bajo la superficie,se ha optimizando el crecimiento de raíces y cultivos. Esto hace posible el uso del agua, energía y fertilizantes, posicionándose como la mejor alternativa a nivel económico, agronómico y ecológico.

Hay sistemas en los que la práctica totalidad de la red de riego discurre enterrada bajo superficie, mientras que otros compaginan la canalización en superficie con dispositivos localizados que, perforando la tierra, permiten el riego subterráneo.

En todos estos casos se comparte la siguiente problemática:

  1. Incremento de los costes de instalación.
  2. Dificultad para inspeccionar y evaluar el sistema.
  3. Dificultad para mantener y reparar el equipo.
  4. Obstrucción de emisores, debido a la:
  • Acumulación de sedimento.
  • Succión del suelo.
  • Intrusión radicular.

En cualquier caso, la mayor desventaja de este sistema es que no te permite visualizar si el riego está funcionando o no puesto que no hay forma de saber qué ocurre bajo tierra. Solo permite dosificar el agua pero sin saber las necesidades de agua una vez ésta se encuentra en el subsuelo.

En ambos riegos, el dispositivo agrícola mejora DEEPDROP® substancialmente las deficiencias descritas anteriormente.

En el caso de riesgo en superficie, el dispositivo DEEPDROP® puede incorporarse en la instalación existente mientras que en el caso del riego subterráneo debe procederse al cambio de instalación para su uso eficiente, si bien existen alternativas para reutilizar el ya presente aunque sus costes asociados no lo recomiendan.

¿Y en qué consiste el dispositivo de riego agrícola DEEPDROP®?

El dispositivo se compone de un tubo(3) cuyo uno de sus extremos se introduce en otro tubo (5) de mayor diámetro y provisto de un orificio de salida(6) clavado bajo tierra. En el otro extremo situado en superficie lleva acoplado un dosificador(1) conectado por un orificio (2) mediante latiguillo (4) a la red de abastecimiento de agua(7).

El tubo 5(5) cuenta con un orificio (6) para facilitar la evacuación del agua de riego en la profundidad deseada de la tierra. De esta forma se surte en la profundidad deseada de la tierra. De esta forma se surte el agua bajo tierra, cerca de las raíces (9), favoreciendo que éstas crezcan hacia abajo y no en sentido opuesto como cuando se riega con otros sistemas de riego en superficie.

El visor dosificador (1) sirve para verificar el correcto fluido del agua proveniente de la red de abastecimiento (7), delatando posibles anomalías del suministro como cortes o atascos en el dispositivo.

El dispositivo cuenta con un protector (10) que impide la entrada de residuos en el interior del agujero de la tierra donde está clavado.

Y listo: fácil de colocar, costes mínimos , mejora de la eficacia.

Ahorro y la eficiencia en la gestión del agua del riego, a simple vista.