El Gobierno catalán aprueba el Documento de Impulso a la Economía circular

Leemos en Sostenible.cat, la revista portavoz de la Xarxa de Ciutats i Pobles cap a la Sostenibilitat, impulsada por la Diputación de Barcelona que el Gobierno catalán ha aprobado el documento de Impulso a la economía verde y la economía circular, la hoja de ruta que promueve la transición hacia un nuevo modelo productivo socialmente inclusivo, basado en las bajas emisiones y la eficiencia en el uso de los recursos con el horizonte de 2020. El trabajo identifica los 7 sectores productivos que tienen capacidad motora para liderar la transición hacia este nuevo modelo (alimentación, energía y recursos, industria, diseño, movilidad sostenible, salud, y cultura), las políticas que deberán sustentar este cambio y hasta 80 oportunidades de negocio e innovación.

La economía verde no es un sector de actividad en sí mismo, sino una filosofía transversal que persigue una mayor eficiencia en la utilización de los recursos y el ahorro de costes. Esto favorece la reducción de los riesgos ambientales, mejora el bienestar de las personas y la competitividad de las empresas y, al mismo tiempo, favorece la aparición de nuevos nichos de negocio y puestos de trabajo de calidad ligados a las tecnologías limpias e inteligentes y a la producción de bienes y servicios más sostenibles. Además, la filosofía de reutilización y reaprovechamiento permiten reducir la dependencia de fuentes de energía y materias primas y hacen el país menos dependiente y vulnerable del exterior.

El Gobierno entiende en este sentido que se trata de una herramienta valiosa para superar la situación de crisis económica, reforzando el tejido productivo del país y favoreciendo su competitividad. Hay que tener presente que, con un 2% del PIB dedicado a inversiones verdes, se podrían crear entre 68.000 y 100.000 puestos de trabajo nuevos, directos e indirectos, a corto plazo en Cataluña, según la metodología de cálculo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

El documento aprobado por el Consejo Ejecutivo recoge todas las acciones y estrategias que ya impulsan los diferentes departamentos de la Generalidad y las diversas recomendaciones internacionales, como la Estrategia Cataluña 2020, para mejorar la competitividad del tejido productivo catalán. También recoge la Estrategia para la Especialización Inteligente de Cataluña (RIS3), que el Gobierno aprobó el año pasado y que identifica los 7 sectores clave para transformar el tejido productivo del país, y los criterios que guían la concesión de los Fondos estructurales y de inversión europeos, que reorientarán las economías europeas hacia la sostenibilidad. El documento ha sido elaborado por los departamentos de Territorio y Sostenibilidad, de Economía y Conocimiento, y de Empresa y Empleo, para potenciar la transición hacia este nuevo modelo de desarrollo.

Líneas de actuación para la transformación

Fija 5 líneas de actuación relacionadas con los sectores prioritarios del RIS3CAT:

1. Generación de demanda y creación de mercado. Con la Administración pública como actor clave. Propone un programa para incrementar la compra y la contratación de bienes y servicios provenientes de empresas que sigan criterios de economía verde. También plantea incentivar a las empresas a incrementar el ahorro y la eficiencia en el uso de los recursos y promueve los espacios naturales protegidos, ya que prestan servicios ambientales básicos y muy valiosos económicamente y, al mismo tiempo, son un factor de dinamización territorial a partir del turismo sostenible.
2. Apoyo a la internacionalización. El sector económico vinculado al medio ambiente contribuye a generar el 3% del PIB catalán, y la exportación representa el 11% de su facturación, según la Fundación Fórum Ambiental. El Gobierno, que ya ofrece varios instrumentos a través de ACCIÓN, propondrá nuevas medidas de colaboración público-privada para reforzar esta capacidad de exportación.
3. Promoción de la I + D + i. El 40% de los centros de investigación catalanes ya tienen líneas vinculadas a la sostenibilidad ambiental y el Gobierno dispone de instrumentos, como los grupos TECNIO y CERCA. La estrategia subraya el potencial de los proyectos InnoEmpresa y Expansiona’t, y los reorienta para incidir en la generación de ecoinnovación.
4. Mejorar el acceso a la financiación. Se apuesta por reforzar los instrumentos actuales del Gobierno y por crear otros nuevos para mejorar el acceso al crédito de los proyectos empresariales de economía verde. El Instituto Catalán de Finanzas (ICF) ha participado desde su creación en la financiación de proyectos de economía verde por un importe total de 120 millones de euros.
5. Fomento del empleo y del emprendimiento. El año 2013 Cataluña contaba entre 28.000 y 86.000 empleos verdes (entre el 1 y el 3,1% de la población ocupada total). A través de ACCIÓN y del SOC se continuará promoviendo la formación y la inversión en proyectos de economía verde y se iniciarán nuevas líneas de trabajo.
Un consejo consultivo evaluará periódicamente el impacto de las medidas.