Emivasa y el Ayto. Valencia desarrollan un tratamiento para controlar al mejillon cebra y evitar su expansión

Los técnicos de Emivasa y del Ayuntamiento de Valencia han desarrollado un efectivo tratamiento que permite la erradicación del mejillón cebra en las plantas potabilizadoras que gestiona, evitando así que éste llegue al consumidor a través de las redes de distribución.

Desde 2014, Emivasa ha realizado un completo seguimiento de este molusco invasor en los distintos puntos de captación de agua bruta de las plantas de tratamiento de agua potable, ya que éste se encuentra en el Canal Júcar-Turia, además de diversos proyectos I+D+i que permiten un mejor conocimiento de este bivalvo.

FCC Aqualia central, Inodoro

La contención de esta propagación se ha logrado gracias a la desifección de las instalaciones, en dosis lo suficientemente mínimas como para que no representen ningún perjuicio para el consumidor. El mejillón cebra en su estado larvario, se elimina con los oxidantes-desinfectantes empleados habitualmente en el proceso de potabilización: dióxido de cloro y cloro.

Las dosificaciones aplicadas, hoy en día, permiten alcanzar concentraciones más que suficientes para garantizar la total eliminación de larvas de mejillón cebra en las primeras etapas de la línea de tratamiento y obra de toma, por lo que no existe riesgo de presencia en el sistema de distribución de agua potable.

Desde la aparición del mejillón cebra en la Cuenca del Júcar hasta ahora, los técnicos de Emivasa no han detectado presencia de mejillón adulto en ninguna de las operaciones de vaciado y limpieza en los elementos de las instalaciones de la línea de tratamiento, así como en ninguno de los testigos instalados.

Investigación efectiva contra el mejillón cebra

Complementariamente, las líneas de investigación desarrolladas por los especialistas de Emivasa se han centrado en realizar varios estudios sobre la mortalidad del mejillón cebra con diferentes oxidantes aplicables a aguas de consumo, como el ozono, dióxido de cloro e hipoclorito sódico; así como el desarrollo de mejoras en la técnica analítica de identificación de larvas de mejillón cebra que han permitido establecer, además de la concentración, la viabilidad de las mismas.

Por otra parte, existe otra línea de estudio centrada en la evaluación de la mortalidad del bivalvo adulto mediante el tratamiento basado en ondas radio-eletromagnéticas.

Evolución del mejillón cebra

Desde 2001 se conoce la presencia de poblaciones de Mejillón cebra (Dresissena polymorpha) en distintas cuencas de la Confederación Hidrográfica del Ebro. Con el paso de los años, este molusco considerado como especie exótica invasora (EEI), ha colonizado diversas subcuencas ampliando su distribución por varias comunidades autónomas de España.

En noviembre de 2014 se alertó de la presencia de los primeros individuos adultos en el embalse de Tous y Canal Júcar-Turia. A partir de esa fecha se adoptaron las medidas necesarias para combatir la presencia y proliferación de esta especie invasora en las instalaciones de esta empresa.

Posteriormente, se inició la implantación por parte de EMIVASA de un programa para la monitorización y control mensual del mejillón cebra en los puntos de captación situados en el Canal Júcar-Turia, en las obras de toma de las estaciones de tratamiento de agua potable (ETAP), así como en el interior de las instalaciones de tratamiento.

Hasta el momento, se han realizado más de 300 análisis de recuento de larvas de mejillón cebra que han permitido establecer, por una parte, en el agua bruta, las curvas de concentración estacional larvaria que presenta en este hábitat y que se ajustan a su ciclo reproductivo. Por otra parte, se comprueba que las infraestructuras de abastecimiento de agua se encuentran exentas de riesgo por colonización de mejillón cebra. En estos momentos, los resultados de las concentraciones larvarias indican que en el Canal Júcar-Turia el mejillón cebra adulto está lejos de presentar cifras alarmantes.