Organizaciones de la ONU han acordado trabajar juntas para enfrentar el desafío mundial de los RAEEs y mejorar su apoyo a la gestión de estos residuos altamente contaminantes.

ONU Medio Ambiente, la Unión Internacional de Telecomunicaciones, la Universidad de Naciones Unidas, la Organización Internacional del Trabajo, la secretaría de los Convenios de Basilea y Estocolmo, el Instituto de las Naciones Unidas para Formación y la Investigación, y la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial, firmaron una carta de intención que abre el camino a una mayor cooperación.

La transición hacia un mundo más digital y una creciente sociedad y economía de la información ofrecen oportunidades sin precedentes para el desarrollo sostenible. Al mismo tiempo, contribuyen a un aumento del consumo global de equipos eléctricos y electrónicos y, en consecuencia, de desechos electrónicos.

La firma de la Carta de Intención surge del trabajo que realiza actualmente el Grupo de Gestión Ambiental, que coordina a las organizaciones de las Naciones Unidas para promover la acción y la colaboración de todo el sistema en el área de los desechos electrónicos. Dos informes importantes sobre la situación mundial de este tipo de residuos y los esfuerzos de las Naciones Unidas para enfrentar el desafío se publicaron a fines de 2017.

El informe del Grupo de Gestión Ambiental sobre la respuesta del sistema de las Naciones Unidas al abordaje de los desechos electrónicos destacó la necesidad de reforzar la colaboración entre más de 20 organizaciones activas en la lucha contra estos residuos y más de 150 iniciativas ejecutadas desde 2004.

El Monitor Mundial de Desechos Electrónicos, desarrollado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones, la Universidad de Naciones Unidas y la Asociación Internacional de Residuos Sólidos, destacó por su parte la creciente generación de desechos electrónicos: en 2016, se generaron alrededor de 44,7 millones de toneladas en todo el mundo.

A través del Grupo de Gestión Ambiental, y a la luz de la firma de la Carta de Intención, las organizaciones de las Naciones Unidas activas en este tema buscarán fortalecer su colaboración.

Algunos de los resultados esperados incluyen lograr un mayor reconocimiento del trabajo que hacen estas organizaciones, trabajar en un discurso más profundo para los fabricantes y recicladores de productos electrónicos, iniciar negociaciones a largo plazo para formar una Coalición sobre Residuos Electrónicos, y formar una asociación con entidades del sector privado interesadas en desarrollar una plataforma de información sobre proyectos de la ONU y estadísticas y datos mundiales relacionados con los productos electrónicos y sus residuos.