Proyecto SABANA para la implantación de un centro de referencia mundial en biotecnología de microalgas

0

Se pone en marcha el proyecto SABANA para la implantación en Almería de un centro de referencia mundial en investigación y desarrollo de la biotecnología de microalgas. El objetivo de este centro es facilitar la colaboración entre empresas y organismos de investigación, para el desarrollo de procesos comerciales basados en microalgas que permitan obtener compuestos de interés para agricultura y acuicultura, integrándolo con el tratamiento de residuos. El proyecto persigue producir biofertilizantes y biopesticidas sostenibles y rentables a partir de microalgas producidas en agua de mar o incluso en aguas residuales. Así mismo, se pretende desarrollar procesos de obtención de alimento para acuicultura que permita aumentar su sostenibilidad y rentabilidad.

Este proyecto está financiado por la Unión Europea dentro del programa “Blue Growth”, enfocado al uso sostenible de los recursos marinos, y es uno de los dos únicos proyectos europeos aprobados en esta convocatoria. El proyecto tiene un presupuesto de 10.6 M€ y está liderado por la Universidad de Almería, colaborando en el mismo empresas de gran relevancia como FCC Aqualia y Biorizon Biotech de España, Agrícola Italiana Alimentaria y el Consorcio Italiano de Biogás de Italia, y GEA WESTFALIA de Alemania. Además, participan otros grupos de investigación de gran prestigio como la Universidad de Milán en Italia, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria en España, Karlsruher Institut Fuer Technologie de Alemania, Szechenyi Istvan University de Hungría, y el Mikrobiologicky Ustav de la República Checa.

FCC Aqualia central, Inodoro

Se trata de un proyecto de cuatro años de duración durante los cuales se instalará una planta demostrativa de las tecnologías desarrolladas de 5 ha de superficie, con capacidad para producir hasta 300 toneladas al año de microalgas y productos derivados. Esta planta demostrativa permitirá obtener productos comerciales reales que serán evaluados para su introducción en diferentes mercados, en lo que se espera que sea una plataforma de desarrollo para la biotecnología de microalgas en España y Europa. Además de las empresas y organismos mencionados el proyecto cuenta con el apoyo de la Fundación Cajamar donde en los últimos años se han desarrollado trabajos en este campo, así como de diversas instituciones como el Instituto de Investigación y Formación Agraria Pesquera, Alimentaria y de la Producción Pesquera (IFAPA), la Consejería de Economía y la Consejería de Medioambiente y Ordenación del territorio de la Junta de Andalucía, además dela Subdelegación del Gobierno y el Ayuntamiento de Almería.

Este centro de investigación y desarrollo será un punto de colaboración y aprendizaje tanto para empresas como investigadores y estudiantes. Se pretende crear un centro abierto a la participación en nuevos proyectos, iniciativas empresariales, cursos formativos, etc. De inicio se creará un Centro de Entrenamiento para profesionales y estudiantes, así como se impartirán cursos de diferentes niveles, y se creará un servicio de acceso online a la información generada durante el proyecto. En dicho centro colaborarán y trabajaran día a día expertos de todo el mundo en campos tan diversos como la biología, ingeniería, informática, agricultura, acuicultura, así como empresarios.

El objetivo del proyecto SABANA es poder obtener al final del mismo nuevos biofertilizantes y biopesticidas alternativos a los productos químicos actualmente utilizados en la agricultura, que permitan no solo obtener mejores frutas y hortalizas sino que éstas sean más sostenibles y seguras para el consumidor y el medioambiente. En el mismo sentido, se pretende desarrollar procesos de producción de microalgas que puedan ser posteriormente incorporadas en los piensos de acuicultura para reducir el uso en los mismos de harinas y aceites de pescado que son cada vez más escasos e inseguros por el agotamiento de los recursos pesqueros. La biotecnología de microalgas puede así contribuir a la mejora de la calidad de nuestros alimentos y sobre todo al aumento de su sostenibilidad, y por ende a la salvaguarda de nuestros recursos y al cuidado de nuestro medioambiente.