TOMRA Sorting Recycling presenta sus nuevos equipos en SRR 2016

TOMRA Sorting Recycling presentó en SRR sus innovaciones en tecnología para la clasificación de residuos basada en sensores: las versiones avanzadas de AUTOSORT FLAKE, especial para la clasificación de escamas de plástico por color y material al mismo tiempo, y X-TRACT, que permite la máxima recuperación de recursos secundarios en aplicaciones de metal en todos los niveles de complejidad

TOMRA Sorting Recycling acudió con sus nuevas propuestas tecnológicas a la 5ª Feria Internacional de la Recuperación y el Reciclado, SRR, que se celebró del 15 al 17 de junio en Ifema (Madrid), junto a la 18ª Feria Internacional del Urbanismo y del Medio Ambiente, TECMA, y el Foro de las Ciudades, todo en el marco del Foro de Soluciones Medioambientales Sostenibles, FSMS.

FCC Aqualia central, Inodoro

“Estamos muy contentos con esta edición de la feria. Creo que el haber participado concretamente en la SRR ha supuesto una mayor visibilidad de la empresa y mejor identificación de nuestra actividad en un salón específicamente enfocado en la industria de la recuperación y el reciclaje” afirmó Judit Jansana, Directora de TOMRA Sorting Recycling para España y Portugal. “Hemos recibido un alto volumen de visitantes de un perfil profesional muy especializado, que se ha mostrado interesado por nuestra tecnología y nuestros equipos de clasificación por sensores”, concluyó Jansana.

Máxima precisión en la clasificación y mayor productividad

Aunque algunos clientes ya conocían estos nuevos productos, TOMRA Sorting Recycling presentó oficialmente en España las nuevas versiones de sus equipos, AUTOSORT FLAKE y X-TRACT, éste último lanzado con gran éxito en la pasada edición de la feria alemana IFAT. Ambos equipos introducen importantes y exclusivas mejoras tecnológicas que inciden en un aumento del rendimiento y la productividad, con una excepcional consistencia y robustez. Todo ello significa mayor rentabilidad e incremento de beneficios para los operadores.tomra2

La nueva y revolucionaria versión de AUTOSORT FLAKE analiza y clasifica con precisión y alta eficiencia las escamas de plástico por color y material simultáneamente, al combinar un innovador diseño mecánico con un avanzado sistema dual de sensores. Este sistema está formado por un espectrómetro de espectro visible (NIR), para detectar contaminantes por color, y por un infrarrojo cercano (VIS), para detectar los distintos materiales plásticos (PET, PEAD, PP, PVC, PS, PLA, PETg, etc.). La información de ambos sensores se recoge simultáneamente, lo que garantiza una clasificación precisa y eficiente. Además, su innovadora tecnología también detecta el metal y con su modo de doble track ofrece el mayor rendimiento posible de los materiales, junto con una constante y elevada productividad, todo con una sola máquina. De esta forma es posible maximizar la recuperación de productos reciclados con la calidad que actualmente demanda el mercado, y con unos costes de mantenimiento realmente bajos.

El otro equipo presentado en la feria, el X-TRACT, reúne funciones avanzadas y una robusta construcción, aportando las ventajas de una mayor eficiencia, rendimiento y estabilidad y una vida operativa más larga, manteniendo la flexibilidad de versiones anteriores. El sistema X-TRACT utiliza una fuente de rayos X con una cámara de rayos X altamente sensible, dotada de un conjunto de sensores DUOLINE® con dos líneas independientes de sensores de diferentes sensibilidades espectrales. De ese modo, X-TRACT, identifica y clasifica los materiales por su peso atómico independiente de su grosor, peso, forma y tamaño, e independientemente también de su recubrimiento, color, polvo u otros contaminantes superficiales. Entre las nuevas funciones, de fácil e intuitivo manejo, incluye una interfaz de pantalla táctil y flexible para el control de procesos.

Con la nueva versión de X-TRACT se han conseguido reducir aún más los costes de operación de la máquina, además de mejorar las calidades de las fracciones obtenidas, asegurando a los operadores la máxima pureza de los metales recuperados, menos pérdidas de producto y una calidad constante del mismo. Con todo ello se obtiene una mayor producción y un incremento de los beneficios.