Valorización energética y economía circular se dan la mano en Bilbao

Bilbao acogerá el próximo mes de septiembre, concretamente los días 20 y 21, la novena edición del Congreso que promueve la Confederación Europea de Empresas de Valorización Energética (CEWEP), en la que se integra la Asociación Española AEVERSU. De hecho, el presidente de esta última, Rafael Guinea Mairlot, es uno de los vicepresidentes de la primera, circunstancia que posibilita mayores sinergias y una estrecha conexión y colaboración entre ambas, permitiendo llevar a cabo un trabajo conjunto orientado a reforzar el potencial que la valorización energética de la fracción no reciclable de los residuos tiene en un marco de economía circular.

Tras la cena de bienvenida, que tendrá lugar el propio día 19 en el Museo Guggenheim, y en la que estará presente el alcalde de Bilbao, acompañado por los presidentes de CEWEP y AEVERSU, Paul De Bruycker y Rafael Guinea respectivamente, en el transcurso de las dos siguientes jornadas, que se desarrollarán en el Centro de Conferencias Euskalduna, se darán a conocer las principales novedades vinculadas a un sector, el de la valorización energética, que ha demostrado ser el único capaz de cerrar el círculo de aprovechamiento de los residuos no reciclables, poniendo en valor su riqueza energética e impidiendo el vertido de los mismos, la opción menos deseable dado su negativo impacto sobre el entorno y la salud pública.

FCC Aqualia central, Inodoro

VALOR ENERGÉTICO CON VERTIDO CERO

De acuerdo con las directrices comunitarias en la materia, los países miembros están obligados a dar debido cumplimiento a la jerarquía establecida en la gestión de los residuos y que debe dar comienzo con la prevención y la reducción, seguidas por la preparación para la reutilización y el reciclaje, y complementadas con la valorización energética de la fracción no reciclable, relegando el vertido para aquellos desechos que, dadas sus particulares características, no pueden ser reciclados ni valorizados material o energéticamente.

En este contexto, la pretensión última es llegar al vertido técnico cero; un objetivo del que España se encuentra muy alejada en estos momentos al contar únicamente con 10 plantas de recuperación energética, un número claramente insuficiente dados los elevados índices de vertido en nuestro país, que rondan el 57%. Esta situación contrasta en buena medida con la experimentada en los países del norte de Europa, ya que sus altas tasas de reciclaje y valorización energética, les permiten contar con unos índices de vertido inferiores al 3%.

La primera jornada de trabajo, que tendrá lugar el día 20, abordará, entre otras, distintas temáticas vinculadas a la legislación vigente en la materia, la capacidad de Europa para alcanzar los objetivos establecidos en materia de residuos y las consecuencias de la prohibición de China a las importaciones de desechos, complementándose con algunas de perfil más técnico tales como las mejores tecnologías de valorización energética disponibles, el potencial de la conversión de residuos en energía en los sistemas de calefacción urbana TBC, la captura de carbono a partir de residuos y el valor de las cenizas resultantes del proceso.

También habrá un espacio para la comunicación, abordando una cuestión de plena actualidad e interés como son las fake news sobre el sector de la valorización energética y que correrá a cargo de Jeannine van de Grootevheen, directora de marketing y municipalidades AVR, a su vez presidenta del grupo de trabajo de Comunicación de CEWEP.

ZABALGARBI, REFERENTE

La protagonista del día 21 será la planta de Zabalgarbi, integrada en AEVERSU, y punto de referencia en el sector, al igual que las otras 9 plantas españolas, a las que habría que añadir la ubicada en Andorra.

Los participantes en el congreso tendrán la oportunidad de realizar una visita técnica a la misma para comprobar de primera mano su operativa y constatar el riguroso cumplimiento de la legislación aplicable. Esta instalación consigue transformar cada año 225.000 toneladas de residuos no reciclables en energía suficiente para abastecer al 30% de los hogares vizcaínos, constituyendo todo un ejemplo de economía circular. De hecho, produce anualmente la electricidad equivalente al consumo del metro de Bilbao durante 7 años y lo hace utilizando desechos no reciclables que, de otra forma, acabarían su vida útil en vertedero y que hubiesen generado un 175% más de emisiones de gases de efecto invernadero.

Además de todo ello, cabe destacar que Zabalgarbi ha sido la primera planta de valorización energética de Europa que recibe la calificación HPR (Highly Protected Risk), un reconocimiento con el que se ensalza la mitigación y minimización de los riesgos inherentes a la industria.