Acciona se adjudica la operación y mantenimiento de la depuradora de Gabal El Asfar (Egipto)

La Agencia Estatal que administra los servicios urbanos de El Cairo ha adjudicado a Acciona -en consorcio con la empresa local DHCU- la operación y mantenimiento de la fase 1 de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Gabal El Asfar, en la capital de Egipto, que cuenta con una capacidad total de 1,5 millones m³/diarios.

Además de la operación y mantenimiento de la EDAR, los trabajos incluyen la extracción y aplicación agrícola de lodos en la parcela anexa y la ejecución de una serie de mejoras, entre las cuales destacan la instalación de nuevos gasómetros, la renovación del sistema de deshidratación de lodos y la implantación de un nuevo sistema de supervisión y control (SCADA).

La duración inicial del contrato es de ocho años, con un importe total de 87,58 millones de euros, incluyendo la operación, el mantenimiento y actuaciones de mejora. Además, el contrato contempla una partida adicional de 45 millones de euros para la ejecución de otras mejoras y reposiciones a lo largo del contrato.

Gabal Al Asfar es el mayor complejo de depuración de África y Oriente Medio, y el tercero del mundo. La Fase 1 es la más antigua del complejo y cuenta con una línea de agua que incluye pretratamiento, decantación primaria y un proceso de fangos activos convencional con desinfección final del efluente. La línea de lodos consta de una fase de espesamiento, digestión anaerobia con producción de biogás y recuperación energética y deshidratación del lodo mediante filtros banda.

Acciona trabajará mano a mano con DHCU, actual operador de la planta, con el objeto de optimizar el funcionamiento de la instalación y actualizar los procesos mediante la ejecución de las mejoras previstas. De hecho, Acciona ya construyó y operó durante dos años la fase 2 del complejo.

La EDAR trata el agua residual de cuatro millones de habitantes de El Cairo y dispone de una parcela experimental de aprovechamiento agrícola del fango deshidratado. El agua tratada es aprovechada posteriormente para el riego y la cosecha de fruta de dicha parcela.