Actuación de emergencia de Saint-Gobain PAM en La Palma tras la erupción volcánica

Actuación de emergencia de Saint-Gobain PAM en La Palma tras la erupción volcánica

La erupción de Cumbre Vieja es la más larga de las que se tienen noticias en La Palma y una de las más duraderas de las registradas en España. Los diferentes cráteres expulsaron coladas de lava que ocuparon 1.219 hectáreas de suelo ocasionando importantes daños en infraestructuras básicas: el manto de lava arrasó 370 hectáreas de cultivo, la mayoría plataneras, pero también viñas y aguacates, y en total quedaron afectados 73,8 kilómetros de carreteras.

No fue hasta el 25 de diciembre de 2021 cuando el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, se ponía frente a los medios para anunciar el fin oficial de la erupción en La Palma.

Por ello, los organismos oficiales pusieron especial atención en la importancia de la reconstrucción de las redes de abastecimiento y riego. Éstas últimas especialmente importantes para reactivar la economía local, basada en gran medida, en el cultivo del plátano, que representa casi el 50% del PIB insular. Se han realizado varias actuaciones de emergencia para reponer las redes de agua para riego lo antes posible.

Debido a la accidentada orografía de la isla con fuertes pendientes, se requieren materiales de la más alta calidad. La fundición dúctil garantiza índices bajos de fugas, con reserva de prestaciones ante futuras variaciones de condiciones iniciales de diseño (aumento de caudal, presión, etc).

Saint-Gobain PAM España comenzó a trabajar duramente en junio de 2022 para disponer y suministrar en un corto periodo de tiempo y responder a las necesidades que solicitaba el Consejo Insular de Aguas de La Palma y la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias.

Los trabajos continúan en la actualidad, afrontando la obra importantes retos, como la emisión de gases tóxicos en algunas zonas del trazado, las altas temperaturas del suelo (próximas o superiores a 70° C), donde se realizó una instalación aérea en los puntos más críticos.

Por otra parte, la presión de servicio estimada es de unos 30 bares en los tramos más bajos, lo que implica contrarrestar convenientemente los empujes hidráulicos generados.

Conforme se va avanzando en los trabajos de reposición de redes, se ha podido constatar en algunos puntos, que las canalizaciones de fundición dúctil han soportado bien el paso de la lava (hasta 12 metros de espesor de lava). Tan sólo las altas temperaturas (superiores a 1.000 °C) de la lava en contacto directo con las conducciones de fundición dúctil impidieron el flujo de agua, cuando las juntas quedaron inservibles.

De hecho, se han recuperado algunos elementos (como los accesorios de fundición dúctil PAM) que se han vuelto a usar en las nuevas conducciones. Las juntas de elastómero se destruyeron, pero el cuerpo de fundición permaneció inalterable. Es una clara demostración que las redes de fundición dúctil responden mejor ante situaciones de alteración del terreno como pueden ser erupciones, terremotos, deslizamiento por lluvias, riadas, etc.

El esfuerzo conjunto de las administraciones, los contratistas y Saint-Gobain PAM apuntan al éxito de esta actuación para recuperar lo antes posible la zona devastada por esta catástrofe natural. Esta obra podría convertir estas actuaciones en un referente para situaciones similares en otras partes del mundo.