ALADYR ES OPTIMISTA SOBRE LOS PRÓXIMOS DESAFÍOS EN LA GESTIÓN DEL AGUA DE AMÉRICA LATINA

El panorama del agua en América Latina enfrenta amenazas como el cambio climático, nuevos contaminantes y la sobreexplotación de las fuentes hídricas urbanas a causa de fugas en las redes de suministro. Sin embargo, los gobiernos y las sociedades toman medidas al respecto.

Conscientes de los desafíos que el cambio climático, el crecimiento poblacional y el desarrollo económico e industrial implican para el acceso y abastecimiento de agua potable; gobiernos y organizaciones públicas y privadas en América Latina proyectan inversiones estratégicas orientadas al impulso de la desalación y tratamiento de agua y efluentes para su reúso y/o consumo como alternativas viables para mitigar el limitado acceso a agua.

La Asociación Latinoamericana de Desalación y Reúso de Agua, ALADYR, apoya este esfuerzo mediante la generación de espacios y encuentros propicios para la formación, capacitación y actualización de conocimientos oportunos en aras de fomentar la aplicación de estas alternativas bajo estándares de sustentabilidad y beneficio social. Uno de estos encuentros se dio el pasado 20 y 21 de marzo en Buenos Aires, el siguiente será los días 22 y 23 de mayo en la ciudad de Salvador en Brasil.

FCC Aqualia central, Inodoro

América Latina posee el 31% de las reservas de agua dulce en del mundo. En comparación, Asia, donde vive el 60% de la población mundial, solo concentra el 28% de este recurso. Este contraste evidencia que la escasez en el suministro poblacional de agua en América Latina expone la debilidad de algunos países de la región sobre la gestión eficiente de sus recursos hídricos.

Adicionalmente, en promedio, los países que componen esta parte del mundo pierden casi la mitad del suministro de agua debido a fugas en las redes de distribución, lo que genera sobreexplotación de los recursos y mayores costos. La comunidad del agua también empieza a ver con preocupación la presencia, cada vez mayor, de elementos como fármacos, drogas y microplásticos en las fuentes de agua dulce. A estos se les denomina Contaminantes Emergentes y recién se está investigando la forma de tratarlos.

A pesar de que América Latina enfrenta varios desafíos para mantenerse al día con la demanda de agua, diferentes desarrollos y proyectos son garantía de soluciones ante esta problemática.

Los países de Latinoamérica deben invertir miles de millones de dólares para aumentar y mejorar el suministro de agua en consonancia con medidas ambientales, integrando las alternativas señaladas. Así lo demuestran las siguientes cifras proporcionadas por autoridades del sector público.

  • México 2019 – Conagua – 2,560 millones de dólares.
  • Perú 2019 – Ministerio de Vivienda – 644 millones de dólares.
  • En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro expresó abiertamente su interés en la desalación, y en el presupuesto anual 2019 el Ministerio de Hacienda contempla 225 millones de dólares sólo para saneamiento y más de USD 500 millones para recursos hídricos.
  • Argentina 2019 – Ministerio de Hacienda – 614 millones de dólares.
  • Chile 2019 – Ministerio de hacienda – 197 millones.

MAPA DE SANEAMIENTO (1)

Juan Miguel Pinto
President of the Latin American Association of Desalination and Water Reuse (ALADYR)