La Junta de Gobierno ha aprobado hoy de forma definitiva la Estrategia de Prevención y Gestión de Residuos 2018-2022 elaborada por el Área de Medio Ambiente y Movilidad. Una estrategia que contempla la transformación de la recuperación y el tratamiento de residuos con el objetivo de poner las bases para alcanzar en un futuro el residuo cero y la economía circular.

Entre otras propuestas, se ha incluido el compromiso de elaborar una ordenanza contra la contaminación odorífica, se incorpora la obligación de presentar fianza a los promotores de eventos privados para garantizar la correcta gestión de residuos y se incrementa la dotación de puntos limpios de proximidad en el entorno de zonas comerciales y hoteleras.

La Estrategia de Prevención y Gestión de Residuos cuenta con un presupuesto de 1.554 M€ hasta 2022 y  es la herramienta necesaria para la transformación de la gestión de los residuos de Madrid con el objetivo de minimizarlos y gestionarlos mejor.

Este programa proyecta ampliar la recogida selectiva de la materia orgánica para el 100% de la ciudadanía, así como las empresas; impulsa el agrocompostaje y el aprovechamiento de este recurso.

Objetivos de la Estrategia

En primer lugar, prevé implantar un modelo de gestión basado en la participación ciudadana para dinamizar el compromiso social y ambiental de los vecinos y vecinas. Se fomentará además, entre todos los sectores económicos, la trasformación de residuos en recursos impulsando la innovación, la competitividad y la creación de empleo de calidad.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Madrid liderará el cambio en la gestión de residuos hacia una economía circular y el residuo cero a través, entre otros, de la compra pública y de la contratación de servicios.

Actuaciones

La Estrategia de residuos marca como prioritarios la prevención y la reutilización. Propone el apoyo a iniciativas de la economía social y solidaria -que está trabajando activamente en la reparación y aprovechamiento- para reducir los residuos y conseguir buenos rendimientos sociales y laborales.

También se potenciará el programa para la ropa y textil, continuando con la recogida a domicilio, a través del 010, y aumentando los puntos de recogida. Asimismo, se transformarán los puntos limpios para asegurar la reutilización de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) y otros residuos susceptibles de tener una segunda vida para potenciar la economía circular.

Entre las actuaciones previstas figura asimismo el desarrollo de campañas específicas en colaboración con sectores económicos sobre residuos concretos para su prevención o la lucha contra el desperdicio alimentario, para lo que se realizará un diagnóstico de la comida que se tira en la ciudad de Madrid y se elaborarán guías de buenas prácticas.

Se mejorará la recogida selectiva de papel-cartón y vidrio mediante el establecimiento de frecuencias mínimas de recogida y la ampliación y mejora de la recogida puerta a puerta para el sector comercial. Además, en el caso del papel-cartón se mejorarán los sistemas antihurto, con acuerdos con el sector de recuperadores para que no admitan papel-cartón de origen no comprobado y con mayores inspecciones a estas instalaciones.