ASELIP reclama al Gobierno 10.000 M€ para cumplir con los objetivos de reciclaje de la UE y la Agenda 2030

La Asociación de Empresas de Limpieza Pública y Cuidado del Medio Ambiente (ASELIP) advierte de que el incumplimiento implicará sanciones para España. Las inversiones necesarias se centran en nuevas tecnologías e infraestructuras para maximizar la recuperación y reciclaje de residuos e implantar la movilidad eléctrica en las flotas de servicios urbanos.

La Asociación de Empresas de Limpieza Pública y Cuidado del Medio Ambiente (ASELIP) reclama una inversión de 10.000 millones de euros de los Fondos Next Generation para cumplir con los objetivos de reciclaje de la Unión Europea y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, una cifra muy por encima de la cantidad actualmente considerada en los Presupuestos Generales del Estado. 

En nuestro país se generan anualmente 23 millones de toneladas de residuos municipales, de los cuales se recicla un 36 %, se valoriza energéticamente el 13 % y se vierte el 51 %. Estos indicadores nos sitúan muy lejos de los objetivos marcados por el Plan de Acción de Economía Circular de la Unión Europea, ya que se debería reciclar el 65 % de los residuos municipales y reducir su vertido al 10 % para el año 2035.

ASELIP, que está formada por FCC Medio Ambiente, Urbaser, Cespa (Ferrovial Servicios), SAV (Agricultores de la Vega), Valoriza Medioambiente (Sacyr), OHL Servicios INGESAN, Contenur, Acciona y ASCAN SERVICIOS URBANOS, advierte de que el no alcanzar estos objetivos se considerará por la Unión Europea un incumplimiento legal y traerá consigo importantes sanciones para España. En nuestro país ya se ha incumplido el objetivo intermedio establecido en la actual Ley de Residuos y Suelos Contaminados de reciclar el 50 % de los residuos municipales en 2020, y España se encuentra ante el desafío de duplicar la tasa reciclado actual y de reducir en cinco veces la eliminación en vertedero. 

La distribución de los fondos que reclama la Asociación se centra en dos líneas principales de inversión: la investigación en tecnologías y construcción de infraestructuras que permitan maximizar la recuperación de los recursos contenidos en los residuos y alcanzar así los objetivos de reciclaje y depósito en vertedero de la Unión Europea para 2035, por una parte; y la implantación de movilidad eléctrica en las flotas de vehículos de servicio urbano para conseguir ciudades más limpias y sostenibles, por otra.

Para ASELIP es muy importante tener en cuenta que electrificar una flota de alrededor de 20.000 vehículos medios y pesados podría suponer para las ciudades españolas una reducción anual de la huella de carbono de cerca de 520.000 toneladas, lo que equivale a plantar cada año cerca de 1,6 millones de árboles, y un ahorro energético de 4.400 GWh al año, equivalente al consumo de una ciudad de 1,2 millones de habitantes.

Y en lo que concierne a los objetivos de reciclaje y depósito en  vertedero, ASELIP propone invertir en la construcción de nuevas plantas de reciclaje y en la mejora de eficiencia y eficacia de las plantas  actuales, así como en investigar tecnologías innovadoras para desarrollar infraestructuras industriales de reciclaje y valorización que permitan producir más y mejores materias primas secundarias (MPS). Ello sin olvidar mejorar la recogida selectiva, incrementando su eficiencia y añadiendo nuevos flujos, como la fracción orgánica, la fracción textil, los aceites de cocina y los residuos peligrosos del hogar, que pasa, entre otras cosas, por aumentar el número de equipos e invertir en tecnología asociada que asegure esos incrementos. 

Con la intención de crear conciencia entre la opinión pública de la importancia de aprovechar este momento de cambio para transformar las ciudades y la gestión de residuos en España por medio de la inversión en investigación y desarrollo tecnológico, la Asociación ha elaborado un manifiesto estratégico que recoge todas las medidas mencionadas. 

Para ASELIP, es prioritario que España aproveche la oportunidad ofrecida por el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para invertir en movilidad eléctrica de servicios urbanos y en infraestructuras de reciclaje y valorización de residuos. Además, se trata de una gran oportunidad para crear empleo altamente cualificado y actividad económica no solo durante la construcción, sino también durante la explotación de las instalaciones.