Canal de Isabel II: 169 años de progreso

Desde su creación en 1851, Canal de Isabel II, la empresa pública que gestiona el ciclo integral del agua en la Comunidad de Madrid ha combinado excelencia y proyección de futuro para convertirse en uno de los modelos más exitosos y reconocidos de gestión del ciclo del agua.

Hace ya casi 170 años que Canal de Isabel II nació con el objetivo de hacer frente a un reto técnico y social: hacer viable el crecimiento de Madrid como capital del reino, un hecho comprometido por la escasez de un recurso indispensable para el progreso y la supervivencia de la ciudad: el agua.

A mediados del siglo XIX, Madrid disponía de menos de 10 litros diarios por habitante para cubrir todas las necesidades de la población: bebida, aseo personal, limpieza, riegos… Era la época de los viajes de agua y de los aguadores puesto que, a diferencia de otras capitales europeas, Madrid no disponía de un gran río o un lago que proporcionara una fuente fiable de abastecimiento.

Por aquel entonces, Madrid tenía más de 220.000 habitantes que aún se abastecían a través de los viajes del agua, unas captaciones subterráneas que eran insuficientes para esa población (proporcionaban unos 7 litros por habitante al día). Además, la ciudad comenzaba a padecer importantes problemas de salubridad por la falta de limpieza y la escasez de agua: la continuidad de Madrid como capital del reino estaba en juego.

Tras varios años de fallidos proyectos que paliasen esta situación, el extremeño Juan Bravo Murillo, presidente del Consejo de Ministros bajo el reinado de Isabel II, encargó la obra de traída de las aguas a los ingenieros Juan Rafo y Juan de Ribera. El anteproyecto, de 1848, planteaba una solución valiente y arriesgada: almacenar y transportar el agua del Lozoya hasta la capital a través de una gran infraestructura que solucionase los problemas de escasez. El 18 de junio de 1851, la reina Isabel II firma el Real Decreto para la ejecución de las obras necesarias para abastecer a la capital: ese es el germen de nuestra empresa, Canal de Isabel II. El decreto disponía la construcción de una presa en el lugar donde el río Lozoya desagua en al río Jarama y de un canal de más de 70 kilómetros de longitud que llevase hasta Madrid el agua embalsada gracias a aquella.

Belén Benito, Directora de Operaciones de Canal de Isabel II

Publicado en: FuturENVIRO Nº 71 Junio-Julio 2020