Cinco ciudades seleccionadas para desarrollar un marco global de resiliencia hídrica

0

El Marco Global de Resiliencia Hídrica, desarrollado por Arup junto con el apoyo de la Fundación Rockefeller, ayudará a las ciudades de cinco continentes a prepararse y responder mejor a los impactos y tensiones en sus sistemas de agua.

Amán, Ciudad del Cabo, Ciudad de México, la zona metropolitana y playas de Miami, y Hull han sido las ciudades seleccionadas porque representan la variedad de desafíos hídricos a los que se enfrentan las ciudades de todo el mundo. Además de por su compromiso a la hora de adoptar un enfoque estratégico para la resiliencia, estas ciudades también han sido seleccionadas por su diversidad económica, geográfica y demográfica.

Cuatro de las cinco forman parte de la red de 100 Ciudades Resilientes, impulsada por la Fundación Rockefeller, que ayuda a ciudades de todo el mundo a ser más resistentes frente a los desafíos físicos, sociales y económicos.

Como parte de esta colaboración, el proyecto explorará las preocupaciones hídricas específicas de cada ciudad a través de la investigación de campo y Arup realizará las entrevistas con los grupos de interés. Tanto los datos obtenidos como sus conclusiones serán empleados para establecer indicadores cualitativos y cuantitativos, con el objetivo de medir la resiliencia hídrica de las ciudades. Como resultado, el marco será un estándar global que permita diagnosticar los desafíos relacionados con el agua para informar sobre futuras planificaciones y decisiones de inversión.

Amman, capital de Jordania y con una población de 4 millones de habitantes, no se encuentra cerca de fuentes de agua y regularmente sufre sequías. La ciudad también experimenta lluvias inusualmente fuertes, lo que provoca inundaciones en las zonas más bajas de la ciudad.

Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, con una población de 3,7 millones, ha experimentado una sequía severa, debido a tres años de baja lluvia. Las autoridades advirtieron que quedan menos de 90 días para que el suministro de agua de la ciudad se seque.

Ciudad de México, la más grande de las participantes, tiene una población de 21,3 millones. Su rápido crecimiento depende en gran medida de los acuíferos subterráneos y corre un grave riesgo de quedarse sin agua en el futuro. La Ciudad de México se encuentra en un terreno que hace muchos años fue un lago, lo que provoca que sea particularmente propensa a las inundaciones.

Hull, en Yorkshire, Reino Unido, tiene una población de 323.000 habitantes. Con el 90% de la ciudad por debajo de la línea de pleamar, es particularmente vulnerable al aumento del nivel del mar. Las grandes inundaciones han afectado a numerosas áreas de la ciudad en los últimos años.

El marco de desarrollo es supervisado por un grupo directivo con representantes de la Fundación Rockefeller, 100 Ciudades Resilientes, el Banco Mundial, la Universidad de Massachusetts-Amherst, la Alianza para la Adaptación Global del Agua (AGWA) y The Resilience Shift.

“De las más de 1.000 solicitudes para la red de 100 Ciudades Resilientes, más del 60% indicaron problemas con el agua, demasiado o muy poco, como los riesgos críticos de resiliencia. Tenemos una gran oportunidad para que este conjunto de ciudades ofrezca el conocimiento y experiencia a las urbes de todo el mundo que luchan contra los retos relacionados con el agua», asegura Andrew Salkin, Senior Vice President of City Solutions at 100 Resilient Cities.

“El cambiante clima junto con la expansión de superficies urbanizadas está aumentando la frecuencia de las crisis relacionadas con la resiliencia de las ciudades al agua. Cada vez más, las precipitaciones, inundaciones y sequías impredecibles afectan al ciclo del agua en las urbes. Para desarrollar un marco global, hemos seleccionado cinco ciudades que afrontan desafíos hídricos muy diferentes. Al analizar la amplia gama de contratiempos y problemas que puedan surgir en los diferentes contextos, ayudaremos a las ciudades a comprender cómo evaluar los riesgos, además de a priorizar tantos las acciones como las inversiones para que sean más resilientes”, señala Mark Fletcher, Global Water Leader at Arup