Conclusiones de la jornada para la Gestión del Riesgo de Inundación en la Cuenca del Río Saja para fomentar la preparación frente al riesgo de inundación en el ámbito local

Los días 4 y 5 de marzo han tenido lugar  en Renedo de Cabuérniga las jornadas organizadas por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, en colaboración con el Gobierno de Cantabria y la Federación de Municipios de Cantabria, que tienen como objetivo fomentar la preparación frente al riesgo de inundación, articular medidas de prevención, protección y recuperación para personas y bienes, mejorando la coordinación entre los agentes locales, económicos, sociales y todas las administraciones implicadas en la gestión del riesgo de inundación.

En el acto de inauguración participaron Ainoa Quiñones, Delegada del Gobierno en Cantabria; José Luis Gochicoa, Consejero de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo; Manuel Gutiérrez, Presidente de la CHC y Pablo Diestro, Presidente de la FMC, acompañados por Jorge Marquínez, Director General de Biodiversidad del MITECO.

En la inauguración, el Presidente de la Confederación resaltó la importancia de que las administraciones, estatal, autonómica y local actúen  coordinadamente en esta materia y de que las actuaciones en materia de gestión de los riesgos de inundación se  engloben dentro de los instrumentos de planificación existentes.

Las actuaciones, señaló, no  pueden ser improvisadas,  tienen que integrarse dentro del Plan de Gestión de los Riesgos de Inundación, que establece qué actividades deben realizarse, quién debe realizarlas y qué medidas hay que aplicar.

Además, recalcó que la solución a los problemas de inundabilidad no puede basarse únicamente en actuaciones de conservación y mantenimiento de cauces, que sólo son eficaces en determinados puntos y determinados momentos, sino que debe comprender un conjunto de medidas preventivas, de conocimiento, como los sistemas de alerta temprana y de ayuda a la decisión.

Tras la apertura se sucedieron las ponencias con la intervención de representantes de la Dirección General del Agua y la Dirección General de Biodiversidad (ambas dependientes del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico), Indurot (Universidad de Oviedo), Dirección General de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático y Dirección General de Interior (Gobierno de Cantabria), la Confederación Hidrográfica del Cantábrico y la empresa pública Tragsatec.

Al término de todas ellas, se esbozaron las principales conclusiones de la jornada que fueron las siguientes:

  • Es fundamental contar con una  cartografía de zonas inundables*  precisa, que sea conocida y esté integrada en la ordenación del territorio y el
  • Se debe disponer de sistemas de alerta temprana que permitan detectar con suficiente antelación las crecidas para poder avisar a la población y representantes de los principales sectores económicos.
  • Es necesario, asimismo, implementar medidas de preparación para las personas y actividades situadas en zonas inundables para minimizar afecciones (por ejemplo, instalación de barreras con el fin de que el agua no alcance a los edificios).
  • Es necesario contratar una póliza de seguro si se vive en zonas inundables.
  • Debemos mantener, conservar y mejorar el estado de los ríos; éstos necesitan espacio para minimizar el riesgo de inundación.
  • Y, ante todo, es necesaria la colaboración entre todas las administraciones públicas con competencias en este ámbito para acometer obras y otras actuaciones que minimicen los riesgos.

Durante la jornada de hoy se han realizado visitas a diversos puntos de las cuencas alta y baja del río Saja, comenzando por la nueva estación automática de seguimiento de nivel y pluviometría en Fresneda (Cabuérniga), que se integra en la red de estaciones automáticas de la Confederación Hidrográfica, cuyos datos pueden consultarse en la web www.chcantabrico.es

Posteriormente los participantes en la jornada se desplazaron la zona en la que se ejecutará el proyecto de restauración de márgenes del río Saja en las zonas de  Renedo  y  Terán de Cabuérniga, cuyo presupuesto es de 529.109,21  €  y que actualmente se encuentra en proceso de licitación.

Finalmente, se visitó la zona de actuación de las labores  de protección de cauces que la Confederación está ejecutando  en el Puente de Santa Lucía y  la zona de actuación del proyecto de  defensa frente a las avenidas del río Saja entre el puente de Santa Lucía y el puente de Virgen de la Peña.

El Organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico está en proceso de contratación de la mejora de su sistema automático de información hidrológica, con la inclusión de nuevas estaciones de control.

Además trabaja coordinadamente con el Gobierno de Cantabria y los Ayuntamientos en la conservación fluvial,  en el marco de un comité de coordinación para consensuar las peticiones y necesidades en esta materia.

Durante el año 2019 se incrementaron muy notablemente los trabajos de conservación de cauces mediante varios encargos a la empresa pública  TRAGSA, lo que supuso una inversión en Cantabria, de 1,769 millones de euros (70 actuaciones en más de 30 municipios), más de 10 veces el presupuesto de años anteriores. En la cuenca del río Saja se invirtieron 484.705, euros en 16 actuaciones.

WhatsApp Image 2020-03-04 at 10.25.40