Conversión de residuos sólidos urbanos en biocombustibles

De acuerdo con las previsiones de la ONU, en los próximos años se producirá un aumento sustancial de la población mundial, llegando a alcanzar los 8.000 millones de personas en 2025 y los 9.300, en 2050. La previsión de generación anual de residuos para 2025 asciende a 2.600 millones de toneladas, el doble de la actual; y en España, la cantidad total de residuos anualmente generados casi se ha duplicado en los últimos 20 años, con una tasa de crecimiento muy superior al de la población. Si estos residuos no se gestionan adecuadamente, pueden tener un impacto significativo en el medioambiente y ocasionar graves problemas de salud.

Por otro lado, la energía es un pilar fundamental para el funcionamiento, desarrollo, crecimiento y bienestar de la sociedad. Sin embargo, el modelo actual, basado en la energía fósil, presenta problemas de abastecimiento debido a la naturaleza finita del petróleo que, previsiblemente, se agotará durante este siglo; problemas de seguridad, derivados de la inestabilidad política de muchos de los países productores, y problemas medioambientales, producidos por las emisiones de partículas y gases de efecto invernadero asociadas a la producción y consumo de los derivados del petróleo.

Conciliar el cuidado del medioambiente con la creciente demanda de energía y la incesante generación de residuos consecuencia de la presión del consumo no es tarea baladí y requiere un esfuerzo intenso e innovador. Para lograr la sostenibilidad del modelo debemos, por un lado, requerir que la solución pueda mantenerse en el tiempo de una manera estable, y, por otro, que las condiciones medioambientales y de uso de los recursos naturales sea tal que permita su disfrute por parte de las generaciones futuras.
Hasta ahora, la gestión de los residuos y la generación de energía se habían tratado, en esencia, como asuntos separados. Sin embargo, el tratamiento de los residuos como fuente de energía puede resolver, simultáneamente, la necesidad de producción de energía limpia para satisfacer su creciente demanda y la adecuada gestión de los residuos.

Carlos Bousoño Crespo
Vice President, Waste to Biofuels
Abengoa Bioenergy

Artículo publicado en: FuturENVIRO Julio y Agosto 2013