De Chile a China: la lucha mundial contra la desertificación

De Chile a China: la lucha mundial contra la desertificación

En mayo de 2022, los líderes mundiales se reunieron en Abiyán (Costa de Marfil) para la decimoquinta sesión de la Conferencia de las Partes (COP15) de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD). El evento, se centró en cómo proteger y gestionar de forma sostenible uno de los bienes más preciados en nuestro planeta: la tierra.

Yacouba Sawadogo, de 76 años, ha sido agricultor durante gran parte de su vida, ocupándose de una parcela en una zona semiárida del centro de Burkina Faso. Pero en la década de 1980, ese modo de vida estuvo a punto de terminar.

Las graves sequías provocaron la erosión del suelo y la degradación de la tierra, lo que paralizó las explotaciones agrícolas de Burkina Faso y de gran parte de África occidental.

En medio de la crisis, Sawadogo desarrolló una versión modificada de una práctica agrícola tradicional conocida como Zai, que ayudaría a los cultivos a sobrevivir con unas precipitaciones mínimas.

Cuarenta años después, la técnica ha revolucionado la agricultura en gran parte de África, lo que le ha valido el apodo de «El hombre que frenó la desertificación», Sawadogo -un Campeón de la Tierra del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA)- forma parte del esfuerzo mundial para frenar el proceso de desertificación que se está produciendo en muchos lugares, desde el norte de Chile hasta el desierto de Taklamakan en China.

Durante casi 50 años, el PNUMA ha desempeñado un papel clave en la lucha mundial contra la desertificación apoyando a visionarios como Sawadogo. La misión del PNUMA de luchar contra la desertificación se ha basado en la idea de que, por muy devastadora que sea la desertificación, también puede resolverse con la restauración selectiva de la tierra.

Identificado por primera vez como un problema en la década de 1960, la desertificación es ahora comúnmente reconocida como uno de los problemas ambientales más preocupantes que enfrenta el mundo.

Según el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés), que sirve de instrumento financiero para varias convenciones medioambientales, como la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, casi una cuarta parte de la superficie terrestre se ha degradado, con consecuencias de gran alcance para todos los habitantes del planeta.

Según el GEF, si no se controla, la desertificación puede provocar «escasez de alimentos, volatilidad y aumento de los precios de los productos alimenticios causados por la disminución de la productividad de las tierras de cultivo.

Al contrario de lo que se suele pensar, la desertificación no es necesariamente la expansión natural de los desiertos existentes, sino la degradación de la tierra a lo largo del tiempo debido al sobrecultivo, el sobrepastoreo, la deforestación y las malas prácticas de riego. Y aunque la desertificación es, en última instancia, provocada por el hombre, se ve exacerbada por las condiciones meteorológicas extremas, como las sequías y las lluvias torrenciales, asociadas al cambio climático.

En 1977, la Asamblea General de la ONU debatió la grave situación del Sahel y aprobó una resolución para convocar la Conferencia de la ONU sobre la Desertificación.  De esa conferencia nació el Plan de Acción para combatir la Desertificación (PACD), un proyecto para restaurar la «productividad de las zonas áridas, semiáridas, subhúmedas y otras zonas vulnerables a la desertificación con el fin de mejorar la calidad de vida de sus habitantes»

Contar con planes de acción nacionales claros y realizables es un aspecto crítico del otro gran logro del PNUMA: la formación de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD), que fue adoptada en 1994 y entró en vigor en 1996. Hasta la fecha, la Convención es el único acuerdo internacional jurídicamente vinculante del mundo que relaciona explícitamente el medio ambiente y el desarrollo con la gestión sostenible de la tierra.

El PNUMA y la UNCCD también estuvieron al frente del Decenio de las Naciones Unidas sobre los Desiertos y la Lucha contra la Desertificación, una campaña mundial (de 2010 a 2020) para concienciar sobre la desertificación, que amenazaba con frustrar cualquier esperanza de alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

El PNUMA, en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), también ha desempeñado un papel fundamental en el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas 2021-2030.

La Gran Muralla Verde, un conjunto de actividades de restauración de tierras que se extiende desde Senegal hasta Djibouti, es un excelente ejemplo. Se espera que cuando esta iniciativa liderada por África, que contará con el apoyo del Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas, la UNCCD y el PNUMA, esté terminada, contribuya a reducir el impacto de la desertificación en el Sahel y el Sahara, a restaurar los paisajes degradados y a transformar millones de vidas en una de las regiones más pobres del mundo.

Para ayudar a financiar los trabajos de restauración, el PNUMA está canalizando inversiones privadas hacia el Sahel y otras regiones en desarrollo. El Fondo de Capital Semilla para la Restauración, por ejemplo, financia proyectos de restauración forestal en su fase inicial. 

El PNUMA también está ejecutando, a través de la Iniciativa de Restauración, proyectos de recuperación de tierras en Kenia y Tanzania. Además, con el GEF, el PNUMA ha ejecutado más de 160 proyectos de degradación de la tierra por valor de 130 millones de dólares en los últimos 24 años. En conjunto, estos proyectos han permitido restaurar y gestionar de forma sostenible más de 2,3 millones de hectáreas.