Diseño y fabricación de productos con plásticos biodegradables reciclados

El proyecto REBIO, en el que ha participado GAIKER, consigue una solución tecnológica adecuada para el reciclado de los plásticos biodegradables.

Los plásticos biodegradables son una corriente de plásticos que debe recogerse con la fracción orgánica biodegradable. Sin embargo, a lo largo de su ciclo de vida se generan residuos de estos materiales (tanto durante su transformación a productos como tras el uso de los productos) que no se gestionan adecuadamente y, al final, la gran mayoría acaban perdiéndose. Esta situación hace que en la actualidad estos plásticos entren en la cadena de reciclaje de los convencionales, originando un problema en la calidad de estos o terminando como fracción rechazo en el vertedero; en ambos casos, perdiéndose unos recursos clave por una incorrecta gestión.

Con el fin de dar una solución tecnológica adecuada surge el proyecto REBIO, en el que, durante sus tres años de duración, se ha trabajado tanto en la reintroducción de residuos de plásticos biodegradables en el proceso de fabricación de materiales sin pérdida de sus propiedades, como en la identificación y separación del material biodegradable en las plantas de reciclado de plástico y en el estudio del proceso de tratamiento para adecuarlo a las particularidades de esta nueva corriente de material.

FCC Aqualia central, Inodoro

Financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad dentro del programa de ayudas Retos-Colaboración (Ref.: RTC-2016-5539-5), este proyecto se ha desarrollado con un consorcio compuesto por 2 empresas y 2 centros tecnológicos, lo que ha permitido cubrir toda la cadena de valor: Inserplasa, líder del proyecto, empresa recicladora y fabricante por inyección de cajas de plástico; Plásticos Romero, fabricante de bolsas por extrusión soplado; Gaiker, centro tecnológico experto en tecnologías de reciclado de plásticos y Aimplas, centro tecnológico experto en tecnologías de transformación de plásticos.

Gaiker se ha encargado, a lo largo de esta investigación, de estudiar el comportamiento de los polímeros biodegradables cuando se ven sometidos a un proceso de reciclado mecánico en las condiciones de tratamiento convencional. Para ello, se han utilizado muestras reales de origen pre-consumo (rechazos de la producción industrial) y post-consumo (residuos de la fracción resto), para determinar la proporción máxima de impurezas de bioplástico que puede admitir el proceso de reciclado sin comprometer la calidad del producto final. Asimismo, se ha examinado su comportamiento frente a ciclos de reciclado sucesivos para comprobar si sufren degradación y cambio en sus propiedades. Y, por último, se ha comparado el comportamiento de los filmes plásticos biodegradables frente a los filmes plásticos convencionales.

El proyecto Rebio ha finalizado con importantes resultados. Entre ellos cabe destacar el diseño y fabricación de productos realizados con los plásticos biodegradables reciclados utilizados durante la investigación: bolsas de plástico biodegradable con un contenido en bioplástico reciclado de hasta un 30% (Aimplas y Plásticos Romero) y clips para cultivo agrícola con un contenido en bioplástico reciclado del 15% (Inserplasa), además de un prototipo de clip de papelería fabricado 100% en bioplástico reciclado (Gaiker).