Dos estudiantes españoles en la final de los Nobel junior del agua con un proyecto para prevenir riadas

Dos estudiantes españoles en la final de los Nobel junior del agua con un proyecto para prevenir riadas

Respaldados por Fundación Aquae, los estudiantes han defendido en Estocolmo su trabajo en la última fase del certamen internacional junto a los finalistas de otros 40 países

Esther Suárez y Diego Castro, los estudiantes españoles ganadores de la edición 2022 del certamen nacional del Stockholm Junior Water Prize (SJWP), han representado a nuestro país en la ronda internacional de este concurso, celebrada esta semana en Estocolmo y organizada por el Instituto Internacional del Agua de Estocolmo (SIWI), en el marco de la Semana Mundial del Agua. Nuestros representantes han defendido su proyecto “Nunca choveu que non escampara”, que diseña e implementa un sistema de detección de riadas para prevenir sus efectos. En el certamen han participado finalistas de 40 países.

Por su parte, el trabajo ganador de esta edición, dotado con un premio de 15.000 dólares, ha sido el de la estudiante canadiense Annabelle M. Rayson, por su investigación sobre cómo tratar y prevenir la proliferación de algas nocivas. La ceremonia de entrega, que se celebró el 30 de agosto, ha estado presidida por la princesa heredera Victoria de Suecia, patrona del Stockholm Junior Water Prize.

Por lo que se refiere a nuestros representantes, ambos son alumnos del centro Aulas Científico-Tecnolóxicas Isidro Parga Pondal (A Coruña). Esther y Diego presentaron un dispositivo que permite monitorizar el nivel del río en diferentes puntos de la cuenca, de modo que, a partir de las variaciones registradas, se puede anticipar una crecida en su parte baja. El objetivo de este proyecto es prevenir los efectos colaterales de las inundaciones.

En Fundación Aquae ha manifestado su enhorabuena al tándem candidato español. “Sabemos que han defendido su proyecto con la misma profesionalidad mostrada en su presentación en la fase nacional y estamos convencidos de que, igual que en la edición española, han hecho un gran papel en la mundial”.

Los finalistas del Stockholm Junior Water Prize están invitados a unirse a una red que les permite conectarse y colaborar entre sí, además de con mentores expertos y asesores de organizaciones líderes en el sector del agua. “El objetivo es ayudar a estas mentes brillantes a avanzar en sus proyectos, así como mantenerlos comprometidos con el sector del agua”, explican en Fundación Aquae.

Este galardón internacional fue creado en 1997 por el Stockholm International Water Institute (SIWI) con el objetivo de premiar grandes ideas que contribuyan a la calidad de vida de las personas mediante la mejora de la calidad del agua, la gestión de los recursos hídricos, su protección y el tratamiento del agua ya sea potable o residual. Fundación AQUAE, colaboradora habitual de SIWI, organiza en España esta competición para jóvenes de entre 16 y 21 años que cursen Secundaria, Bachillerato o Formación Profesional en un centro educativo español, que, cada año, recibe más de 10.000 proyectos de investigación sobre agua y sostenibilidad de 35 países.