Las empresas vascas Eko-REC —especializada en el ámbito de la economía circular— y Grupo Irizar han colaborado para transformar más de 28.000 botellas de plástico, de entre los residuos recogidos en las instalaciones de la fabricante de autobuses, en accesorios de trabajo como fundas de ordenador o cuadernos. En su confección se han generado, además, 13 puestos de trabajo de inserción social.

IRIZAR S. Coop se reafirma así en su apuesta por la sostenibilidad ambiental y social mediante un proyecto por el que el grupo guipuzcoano, dedicado a sectores como el transporte de pasajeros, electromovilidad o energía, ha transformado los residuos de plástico generados en material de oficina. De esta manera, EKOIZIR sirve como ejemplo de la colaboración entre empresas comprometidas con la sociedad y el medio ambiente para trabajar la transición hacia una economía más circular y social.

El trabajo es el resultado de los primeros pasos del proyecto EKOIZIR (combinación de Irizar Zirkularra —Izir— y Eko-REC), en el que la empresa Irizar S. Coop colabora con Eko-REC y EKOMODO -dos organizaciones punteras en el ámbito de la economía circular- y con los talleres de inserción social Sarea Fundazioa y Liburki.

IRIZAR S. Coop se reafirma así en su apuesta por la sostenibilidad ambiental y social mediante un proyecto por el que el grupo guipuzcoano, dedicado a sectores como el transporte de pasajeros, electromovilidad o energía, ha transformado los residuos de plástico generados en material de oficina. De esta manera, EKOIZIR sirve como ejemplo de la colaboración entre empresas comprometidas con la sociedad y el medio ambiente para trabajar la transición hacia una economía más circular y social.

EKOIZIR: proyecto colaborativo de economía circular con impacto social

La iniciativa se ha realizado en colaboración entre Irizar S. Coop, EKOMODO, Eko-REC, Sarea Fundazioa y Liburki. “Desde Irizar entendemos la sostenibilidad desde su vertiente social y medioambiental, y es por ello que, además de dar una nueva vida a los residuos, queríamos tener un impacto social positivo. Y para ello es imprescindible trabajar en clave de colaboración con otros agentes del entorno”, explica Oihane Sanz, Directora de Medioambiente de Irizar.

Así, la colaboración entre IRIZAR S. Coop, Eko-REC y EKOMODO ha transformado 13.500 botellas y 15.000 tapones de plástico reciclado en 3.200 accesorios de trabajo, evitando que 1.500 kilos de residuos acaben en un vertedero. El proceso ha arrancado en las plantas de Irizar, donde han identificado, medido y recopilado los residuos de plástico PET de todas sus líneas de producción. Posteriormente, estos han sido tratados en la compañía de reciclaje Eko-REC y convertidos en materias primas para la elaboración de distintos productos, mientras su filial dedicada al diseño Ekomodo ideaba qué productos podrían elaborarse con ellos, organizando y coordinando
todos los procesos de producción.

Finalmente, la Fundación Sarea y Liburki se han encargado de rematar el proceso elaborando, por un lado, fundas de tableta, estuches, alfombrillas de ordenador y tote bags; y, por otro, cuadernos. Para redondear el concepto de economía circular, estos cuadernos, hechos a partir de los tapones de las botellas, volverán a manos de los trabajadores de Irizar.

Empresas comprometidas con la sostenibilidad

El proyecto surge en el marco de la marca Izir (Irizar Zirkularra), cuya misión principal es el fomento del compromiso de todas las personas del grupo en aspectos de sostenibilidad medioambiental, social y económica y, en concreto, la economía circular.
“Nuestro objetivo era el de convertir esos desperdicios que reciclamos en Eko-REC en productos de oficina para las personas de Irizar, combinando el diseño, materiales 100% reciclados y el impacto social que supone”, afirma David Zabala, Director de Desarrollo de Negocio de Eko-REC.

De esta manera, el proyecto EKOIZIR sirve como ejemplo de la colaboración entre empresas comprometidas con la sociedad y el medio ambiente para trabajar la transición hacia una economía más circular y social.