El Congreso Mundial ISWA2019 celebrado en Bilbao ha sido el mejor escaparate para la industria vasca

El Congreso Mundial ISWA ha reunido en Bilbao a más de 1.200 asistentes procedentes de 72 países de los 5 continentes, que a lo largo de 3 días han puesto en común sus experiencias en tratamiento de residuos y han subrayado la necesidad de que la economía circular sustituya a la actual economía lineal, como única posibilidad para seguir manteniendo un planeta sostenible.

Las ponencias de Charles Moore, Mario Picazo y Nicola Cerantola abrieron un Congreso que se ha desarrollado a través de 250 ponencias que han abarcado todos los puntos de vista posibles para analizar todos los aspectos derivados de la gestión de residuos, desde sus aspectos tecnológicos hasta sus aspectos de inclusión social y generación de empleo verde.

La conclusión del congreso es que debemos actuar ya de forma coordinada y decidida para afrontar los retos globales del cambio climático y de la contaminación de nuestros mares con plásticos. El objetivo es claro, transformar nuestra actividad económica en una economía circular, que básicamente es recuperar el sentido común de nuestros abuelos en cuanto a producción y consumo. Y las herramientas para ello son simples: gobernanza, comunicación transparente y concienciación ciudadana.

FCC Aqualia central, Inodoro

Aparte de contar con una completa red de instalaciones de tratamiento de residuos, Euskadi cuenta con un tejido industrial muy competitivo para abordar las oportunidades de mercado que se avecinan a nivel global.

Bizkaia cuenta con importantes infraestructuras para el tratamiento de residuos gracias al trabajo combinado que las instituciones públicas y la iniciativa privada han venido desarrollando desde hace décadas. El territorio está en la vanguardia internacional y el 29º Congreso Mundial ISWA ha permitido mostrar al mundo la capacidad técnica de la industria vasca.

En el Congreso ISWA se ha insistido en la necesidad de concienciar a la sociedad para que cada uno adoptemos en nuestra vida diaria las conductas más adecuadas para colaborar en la sostenibilidad del planeta. Las soluciones técnicas o la potencia de la industria resultan ineficaces si falla el primer paso, que no es otro que el comportamiento que cada ciudadano debe aportar a diario en cuanto a minimización de residuos y separación de fracciones.

El año que viene se celebrará en septiembre en Rotterdam, Holanda.