El MAGRAMA impulsa la declaración ambiental de la primera Reserva Internacional Fluvial de la Unión Europea entre España y Portugal

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), a través de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS), está impulsando la declaración de la primera Reserva Internacional Fluvial de la Unión Europea, entre España y Portugal, para los ríos transfronterizos Troncoso y Laboreiro.

Se presentaron en Ourense los resultados del proyecto de Calidad Ambiental de las Reservas Naturales Fluviales Internacionales de Medio Acuático (CARISMA), que promueve esta declaración, y que ha sido desarrollado en el marco del Programa de Cooperación Transfronteriza España-Portugal 2007-2013, que fomenta el desarrollo de las zonas transfronterizas de ambos países.

El presidente de la CHMS, Francisco Marín, destacó que “por primera vez en Europa, administraciones de diferentes países se han puesto de acuerdo para proteger y poner en valor ríos compartidos”.

El Ministerio, a través de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, ha coordinado este proyecto ambiental, en el que también han participado como socios la Administración Hidrográfica del Norte de Portugal y la Câmara de Melgaço.

Este proyecto ambiental ha contado con un presupuesto de más de 2 millones de euros, y cuenta con el informe favorable del Consejo del Agua de la demarcación del Miño-Sil, que ya ha informado a favor de esta propuesta de declaración de Reserva Internacional Fluvial.

“El resultado del proyecto CARISMA responde a una filosofía de unión entre poblaciones transfronterizas en aras a crear un revulsivo económico y de ayuda a la dinamización del turismo ambiental de la zona”, señaló Marín.

En el primer conjunto de actividades, destinado a mejorar el control de la calidad y cantidad de las aguas de ambos ríos, se realizó un estudio limnológico para la caracterización de las condiciones de referencia de la tipología de masa de agua de las reservas. Este estudio ha permitido verificar la excelente conservación de los ríos analizando sus ecosistemas (fauna, flora, vegetación de ribera, indicadores biológicos…), lo que ha propiciado la declaración de ambos ríos como reservas naturales fluviales internacionales.

También en este primer bloque de acciones se desarrolló un sistema de abastecimiento de agua público a diversas poblaciones que rodean al río Laboreiro, en concreto Castro Laboreiro en el municipio de Melgaço (Portugal).

Entre las actuaciones centradas en corregir pequeñas fuentes de contaminación por aguas residuales domésticas, se ha construido una estación depuradora de aguas residuales en el municipio de Padrenda (Ourense), que permitirá depurar las aguas del entorno de Ponte Barxas. La nueva instalación dará servicio a más de 600 habitantes equivalentes y mejorará la calidad ecológica del río Troncoso. Por su parte, en Portugal, en las localidades de Fiaes y Melgaço, se construyeron también sendas depuradoras compactas.