El Reglamento sobre el traslado de residuos de la UE no debe incentivar el vertido en los vertederos

Para salvaguardar el tratamiento sostenible de los residuos en Europa, el nuevo Reglamento sobre traslados de residuos propuesto necesita normas claras para los traslados intracomunitarios.

La ESWET acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión de revisar el Reglamento sobre el traslado de residuos para reducir las exportaciones de residuos y tratar los residuos municipales en Europa con arreglo a las normas de la UE, pero pide normas coherentes y más claras para los traslados dentro de la UE.

En virtud de la legislación de la UE, se aplican normas medioambientales estrictas al tratamiento de los residuos, que debe ajustarse a la jerarquía de residuos. La cadena de residuos está integrada, lo que significa que se basa en varios eslabones interdependientes:

  • La reutilización para los residuos que no pueden evitarse
  • Reciclaje para los residuos que no se pueden reutilizar
  • El tratamiento de los residuos no reciclables en instalaciones de conversión de residuos en energía
  • Y el vertido para la última fracción de residuos que no puede ser tratada de otra manera.

En este contexto, el papel del reglamento sobre el traslado de residuos es garantizar el traslado seguro de los residuos a las instalaciones de tratamiento, siendo la elección de la solución de tratamiento más adecuada la que determinan otros textos legislativos y los planes nacionales de gestión de residuos.

Aunque debe aplicarse un principio de proximidad para el tratamiento de los residuos, los obstáculos innecesarios a los traslados intracomunitarios de residuos sólidos urbanos podrían interrumpir las cadenas nacionales de gestión de residuos y su misión de prevenir la contaminación relacionada con los residuos.

Por ejemplo, si no hay una planta de conversión de residuos en energía en una región fronteriza, y los residuos no reciclables no pueden ser tratados adecuadamente en el país vecino, es probable que acaben en el vertedero local, lo que sería contrario a la lógica de la jerarquía de residuos.

Por ello, la ESWET invita a la Comisión y a los colegisladores a reconsiderar cuidadosamente el impacto de las restricciones a los traslados intracomunitarios de residuos sólidos urbanos y a aclarar las normas aplicables al traslado de residuos a los países de la AELC que también aplican las normas medioambientales de la UE. Es esencial que el Reglamento sobre el traslado de residuos apoye el traslado seguro de los residuos sin obstaculizar su tratamiento óptimo, tal como se prescribe en otros actos legislativos de la UE.