Nueve socios europeos colaboran para evaluar y reducir el consumo energético de las estaciones de tratamiento de aguas residuales en el proyecto financiado por la Comisión Europea ENERWATER. Con las actividades del proyecto se esperan alcanzar reducciones de hasta el 11% de la energía consumida en la operación de estas instalaciones.

La Directiva Marco del Agua (2000/60/EC) fijó objetivos ambiciosos para mejorar drásticamente la calidad de las aguas superficiales en la UE con medidas como la obligatoriedad del tratamiento de las
aguas residuales de núcleos de más de 2000 habitantes. La multiplicación de estaciones de depuración de aguas residuales (EDAR) ha hecho que este sector sea responsable de más del 1% de la electricidad total consumida en Europa. Adaptar el tratamiento de las aguas residuales para responder al aumento de demanda y a las mayores exigencias de calidad en la legislación traerá consigo un probable incremento del consumo de energía. Es por ello que la Comisión Europea, a través de la Agencia Ejecutiva para Pequeñas y Medianas Empresas (EASME), ha decidido financiar la acción de coordinación y apoyo ENERWATER, enmarcada en el programa Horizonte 2020.

ENERWATER, acrónimo de “Método estándar y herramienta online para evaluar y mejorar la eficiencia energética de las estaciones de tratamiento de aguas residuales” está coordinado por la Prof. Almudena Hospido de la Universidad de Santiago de Compostela (USC). En esta actividad de tres años de duración participan nueve socios, incluyendo universidades y empresas, de 4 países europeos (Alemania, Italia, Reino Unido y España). El objetivo de ENERWATER es aportar las herramientas para cuantificar el consumo de energía en EDAR y elaborar los estándares necesarios para comparar y, en último término, optimizar la operación de estas instalaciones. Si bien la mayoría de los objetivos de la Directiva Marco del Agua, en lo que se refiere a protección de las aguas superficiales, se han alcanzado, un número considerable de EDAR presentan perfiles de consumo de energía insostenibles debido a su obsolescencia. Es posible una gran reducción del gasto público en electricidad si se proporcionanlas normas o estándares apropiadasen el área. Leer más…

Artículo publicado en: FuturENVIRO Junio 2015