Estrategia de reducción y control del agua no registrada. Un caso de éxito en Bahamas

El objetivo de este artículo es presentar un caso de éxito de Miya en Bahamas explicando el contexto, la preparación y los progresos de un Contrato Basado en el Rendimiento (CBR) entre la Water & Sewerage Corporation de las Bahamas (WSC) y Miya para la gestión de Agua No registrada (ANR) en la principal isla de Bahamas, New Providence. Este innovador contrato se aplicó como parte del Proyecto de Préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo: Programa de apoyo a WSC - Mejora de los sistemas de abastecimiento y saneamiento de New Providence.

Especialistas de agua de organizaciones internacionales, administraciones y legisladores podrán examinar a fondo la forma en que se está desarrollando este proyecto y también podrán obtener lecciones aprendidas en materia de ANR y la utilización de un contrato basado en el rendimiento a partir de esta experiencia en las Bahamas.

Antecedentes

En 2012, la Bahamas Water & Sewerage Corporation (WSC) contrató a Miya para llevar a cabo un proyecto de 10 años para reducir el Agua No Registrada de la isla. Como parte de este contrato, se le pidió a Miya Bahamas que encabezara el proyecto de reducción de Agua No Registrada (ANR) en el sistema de distribución de New Providence de 26.000 m3/día a un promedio anual de 9.500 m3/ día en el año 5 y a 7.500 m3/día en el año 7.

La isla de New Providence en la que se desarrolla este proyecto representa aproximadamente el 70% de la población de las Bahamas (351.000 habitantes). La disponibilidad de agua dulce per cápita del país, y en esta isla, es una de las más bajas de América Latina y el Caribe. Por esta razón, la población de la isla depende de las aguas subterráneas y de la desalinización como sus dos únicas fuentes de agua potable. Las aguas subterráneas, sin embargo, son muy limitadas y la sobreexplotación es una grave preocupación. Los pozos de extracción en New Providence cuentan con una capacidad máxima estimada de 5.600 m3/día, mientras que la demanda de los clientes fluctúa alrededor de 45.460 m3/día. Por esta razón, más del 90% del agua potable suministrada a la isla proviene de plantas de ósmosis inversa, que hacen que el producto tenga un coste elevado. En este contexto, las pérdidas de agua en la red de distribución, estimadas en cerca del 50% del agua producida, representaron un aspecto económico y financieramente inadmisible. Estas pérdidas se originaron por filtraciones en la red (pérdidas físicas), consumo no autorizado, y equivocaciones en la medición.

Desarrollo del proyecto

El Informe de Línea Base del 2012 mostró que la cantidad inicial de ANR en New Providence en 2011 era de 31.230 m3/día con una presión media anual del sistema de 24,6 psi y con un exponente de fuga N1 igual a 0,9. El exponente de fuga (N1) muestra la interdependencia de la fuga con la presión. Se ha comprobado que los valores de N1 suelen oscilar entre 0,5 y 2,5, dependiendo del material de la tubería y el nivel de la fuga. Miya diseñó un modelo de reducción de ANR para asegurar que se lograsen todas las obligaciones contractuales, a partir de los datos iniciales obtenidos. La estrategia de reducción de ANR se diseñó para alcanzar y mantener el nivel objetivo de ANR de 11.365 m3/día a una presión media anual de 25 psi para 2018 y para seguir reduciendo y manteniendo el nivel objetivo de ANR hasta 9.100 m3/d para 2019 y mantener este nivel hasta 2022.

 

Mario Tavera, Project Manager de Miya Bahamas

Publicado en: FuturENVIRO Nº 69 AbrilMayo 2020