Eurecat coordina el proyecto IMPETUS dotado con 14,8 M€ para acelerar la respuesta del continente al cambio climático

El proyecto IMPETUS estudiará la creación de un espacio de datos para compartir información y experiencias, así como ayudar en el desarrollo de estrategias de adaptación y mitigación al cambio climático, y acciones destinadas a proteger sistemas comunitarios clave como el agua, infraestructuras y salud, entre otros. IMPETUS tiene como objetivo contribuir a que Europa pueda convertirse en el primer continente climáticamente neutro para 2050.

El centro tecnológico Eurecat coordina el proyecto IMPETUS, que cuenta con un presupuesto de 14,8 millones de euros con el objetivo de acelerar la respuesta de Europa al cambio climático y definir acciones concretas a través de medidas innovadoras, con la finalidad de contribuir a la adaptación climática y avanzar para aspirar a ser el primer continente climáticamente neutro para 2050.

En esta línea, el proyecto, en el que en Cataluña participan también el Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalitat de Catalunya, la Universitat Rovira i Virgili, la Universitat de Girona y la empresa Lobelia Earth, estudiará sinergias entre las acciones de adaptación y mitigación del cambio climático, el apoyo al crecimiento y la estabilidad socioeconómica en el ámbito regional, así como la transición de las comunidades hacia la sostenibilidad y resiliencia ecológica.

“El 93 por ciento de los europeos considera que el cambio climático es un problema grave. Para responder de manera eficaz, debemos adaptar nuestras acciones y estrategias políticas a las nuevas situaciones climáticas. Necesitamos comprender mejor cuándo y cómo actuar en una transición hacia una economía verde”, subraya el coordinador técnico del proyecto IMPETUS e investigador de la Unidad de Inteligencia Artificial Aplicada de Eurecat, Aitor Corchero. 

De acuerdo con el director de la Unidad de Agua, Aire y Suelos de Eurecat, Xavier Martínez Lladó, “en el contexto actual de emergencia climática, es imprescindible elaborar estrategias de adaptación y mitigación a largo plazo, que contribuyan a transformar el modelo económico y a potenciar la calidad ambiental, así como involucrar a los ciudadanos en este proceso”.

El proyecto IMPETUS “permitirá establecer espacios de datos virtuales en diferentes regiones europeas para involucrar a todas las partes interesadas en el trazado de estrategias y acciones contra el cambio climático. En este sentido, la digitalización y la inteligencia artificial serán habilitadores para compartir conocimiento, información y experiencias entre las diferentes regiones”, afirma el director de la Unidad de Inteligencia Artificial Aplicada de Eurecat, Xavier Domingo. 

El consorcio estudiará también soluciones técnicas innovadoras, basadas en la naturaleza, de gobernanza, financiación y participación pública, entre las cuales destaca la creación de un espacio de datos como una red interconectada para ayudar en el desarrollo de estrategias de adaptación y mitigación al cambio climático.

También introducirá acciones rentables y sostenibles desde el punto de vista medioambiental, económico y social, destinadas a proteger sistemas comunitarios clave como el agua, la agricultura, la pesca, la infraestructura y la salud a través de soluciones escalables, diseñadas y creadas con los responsables de la formulación de políticas, las empresas y las comunidades para ayudar a garantizar su implementación.

Cada una de las siete regiones bioclimáticas de Europa, Ártica, Atlántica, Boreal, Costera, Continental, Mediterránea y Montañosa, albergará una prueba piloto en el ámbito regional donde se pondrán a prueba y ampliarán soluciones innovadoras. En ellas, participarán equipos multidisciplinarios de investigación, políticas medioambientales, industria y sociedad civil, que abordarán los desafíos de estas regiones.

El proyecto está financiado por el programa Horizon 2020 de la Unión Europea, dentro de la convocatoria del Pacto Verde (Green Deal), y cuenta con un consorcio que está formado por 32 socios de 9 países europeos.