Galicia verde, azul y en femenino

No lo hicimos a propósito, sino para reunir las mejores capacidades posibles, pero lo cierto es que la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda de la Xunta de Galicia habla en femenino. En mi equipo puedo presumir de trabajar con un buen número de mujeres que deciden cada día hacia dónde se dirigen las políticas de la Galicia verde y azul. Desde mis manos derecha e izquierda, como son la secretaria general técnica y la jefa de gabinete, hasta las directoras generales de Urbanismo, Patrimonio Natural y Calidad Ambiental. Es decir, cinco altos cargos, con una experiencia envidiable, que confirman algo de lo que en 2021 ya no habría que hablar: dirigir no debería ser jamás cosa de hombres, sino cosa de aquel que esté capacitado.

Ángeles Vázquez
Conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda da Xunta de Galicia

La Consellería, como digo, habla en femenino, pero más allá de ese carácter que considero anecdótico, habla de la consciencia de nuestra Comunidad Autónoma sobre la repercusión del cambio climático. Un fenómeno que influye en aspectos de carácter global como el desarrollo sostenible, la economía, la gestión de los recursos naturales o la salud, lo que convierte en indispensable dar una respuesta multilateral fundamentada en la acción.

«La Consellería habla en femenino, pero sobre todo habla de la consciencia de Galicia sobre la repercusión del cambio climático»

Es por eso que desde la Xunta dimos, ya en octubre de 2019, una contestación reforzada hacia este fenómeno, bajo el título Estrategia gallega de cambio climática y energía 2050. Una hoja de ruta que me gusta calificar como ambiciosa y con la que aspiramos a convertirnos en referentes de los nuevos modelos de consumo y de la solución al problema del calentamiento global.

Se trata de una estrategia pionera a nivel europeo, al haber puesto por escrito, mucho antes que otras regiones y países, nuestro compromiso de alcanzar la neutralidad climática lo antes posible. Lo hacemos a través de cuatro bloques de actuación, en los que ya se invirtieron más de 317 millones de euros solo en el primer año de vida. Un total de 171 medidas en marcha hasta la primera meta, el año 2024, enmarcadas en la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero; la adaptación a sus impactos; la investigación de sus causas, evidencias y efectos; y la dimensión social, gobernanza y sensibilización para alcanzar una sociedad formada, sensibilizada y resiliente a este fenómeno.

Artículo publicado en el Nº81 Junio-Julio 2021