Greene supera una auditoria tecnológica que certifica su potencial para su implantación mundial con garantía de rentabilidad y desarrollo

La multinacional Altran realiza una due diligence para la empresa ilicitana en la que concluye que la tecnología patentada para el proceso de gasificación de diferentes residuos supera con creces los estándares internacionales más exigentes

Greene Waste to Energy, la empresa ilicitana especializada en el desarrollo de plantas de tratamiento de residuos, ha superado con éxito la due diligence realizada por la agencia internacional líder en el mercado Altran, con resultados por encima de los estándares internacionales más exigentes. La due diligence es una auditoría tecnológica que mide las capacidades de las industrias para certificar su potencial de rentabilidad y desarrollo innovador en un mercado global cada día más competitivo.

La auditoría técnica se ha realizado a lo largo de los últimos meses y ha incluido tres análisis distintos. En primer lugar, se desarrolló una verificación documental sobre el proyecto de ingeniería, en el que se midió la capacidad de la empresa para el desarrollo de este tipo de proyectos. La segunda fase consistió en un estudio HAZOP, es decir, en un examen detallado de las instalaciones existentes en su sede de Elche para evaluar riesgos potenciales ante posibles fallos de funcionamiento que pudieran perjudicar el entorno. Por último, se realizaron pruebas operativas en planta para comprobar la capacidad de la misma para trabajar con diferentes tipologías de residuos. Los tres estudios lograron resultados satisfactorios, ya que los rendimientos obtenidos son superiores a los esperados.

FCC Aqualia central, Inodoro

Altran, la consultora líder mundial en servicios de ingeniería e I+D, ha sido la encargada de auditar proyecto de ingeniería de Greene que permite generar energía y otras materias primas de alto valor añadido a través de la valorización de distintos tipos de residuos (lodos, RSU, residuos alimentarios o industriales, etc), sin emisiones de CO2 al medio ambiente y reduciendo el tamaño de los residuos hasta en un 90%. Tras el proceso, el estudio ha confirmado que Greene Waste to Energy está “lista para ser implantada a nivel mundial”, con garantías del retorno de la inversión, apuesta tecnológica avanzada y fuerte demanda en el mercado que busca alternativas para los vertederos.