GRUPO HUNOSA promueve la creación del Polo Tecnológico y Empresarial de la Biomasa en Asturias

La iniciativa tiene un doble objetivo: facilitar combustible a la Central de La Pereda y vertebrar un sector poco desarrollado en Asturias impulsando actividad económica y el empleo con la gestión forestal.

Dentro de su estrategia de diversificación del negocio y orientación hacia las energías renovables, GRUPO HUNOSA –la compañía que durante décadas lideró la minería del carbón en España– promueve la creación de un Polo Tecnológico y Empresarial de la Biomasa en Asturias con el fin de constituir una agrupación de empresas y organismos vinculados con este recurso forestal, estableciendo sinergias y contribuyendo al crecimiento de un sector muy atomizado y poco desarrollado en el zona central del Principado, a pesar de su elevado potencial como generador de actividad económica y empleo. Así lo ha anunciado hoy en Tineo el presidente de la compañía, Gregorio Rabanal en las jornadas técnicas de la XIII Feria Forestal Intrenacional Asturforesta.

La iniciativa de GRUPO HUNOSA para la creación de este polo de la biomasa en Asturias se enmarca en el proceso de diversificación de la compañía perteneciente a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) hacia la generación de energía a partir de fuentes renovables y otras actividades relacionadas con el medio ambiente.

En el caso de las energías renovables, la biomasa es una prioridad para HUNOSA, por un lado, para hacer frente al plan de transformación de su central de generación eléctrica de La Pereda (Mieres), sustituyendo el carbón por este recurso forestal como combustible principal, y por otro para contribuir al aprovechamiento de la masa forestal de Asturias, creando actividad económica y empleo en torno a la biomasa, de manera que se contribuya a la fijación de población en el medio rural. 

Esta iniciativa –que ha sido acogida con muy alto interés entre las empresas y profesionales del sector agroforestal y de gestión de los montes– está alineada con los objetivos del Pacto Verde Europeo para convertir a la Unión Europea en el primer territorio climáticamente neutro en 2050 y con el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, mejora de la eficiencia energética e impulso de las energías renovables en España de aquí a 2030. Es, además, una acción que permitirá paliar los efectos de la descarbonización y fomentará la llamada “bioeconomía circular”, implicando a todos los agentes relacionados con la biomasa en el Principado: empresas públicas y privadas, asociaciones, organismos educativos y centros de investigación, entre otros.

En este contexto, el sector en Asturias está muy atomizado, con pequeñas empresas dedicadas a la silvicultura, explotación forestal y transformación de la madera, sin que exista un liderazgo para el desarrollo de actuaciones conjuntas y faltando vertebración que aporte ventajas al conjunto. Y esto a pesar de que la mitad de la superficie del territorio está ocupada por recursos forestales, destacando que las principales especies susceptibles de aprovechamiento biomásico se corresponden con las especies arbóreas más productivas en el ámbito regional: el eucalipto, el pino y el castaño.  

Las tecnologías biomásicas se presentan como uno de los subsectores renovables más importantes en Asturias y su impulso como fuente de generación eléctrica sostenible es una gran oportunidad para acelerar el proceso de transición energética en la que se encuentra la región. 

En este contexto, HUNOSA plantea la transformación de La Pereda en una central eléctrica de biomasa de 50 MW. Se ha valorado la superficie forestal próxima para el aprovechamiento energético de los recursos biomásicos de la cuenca central asturiana, a lo que se suma la disponibilidad de terrenos propios sobre los que se prevé desarrollar nuevos Planes de Aprovechamiento Forestal. En paralelo, impulsa el Polo tecnológico y Empresarial de la Biomasa con el objetivo de dinamizar la biomasa en Asturias, actuando como elemento de unión y de coordinación entre las empresas y los diferentes agentes implicados para acelerar el proceso de transición energética regional, contando con la colaboración de las principales asociaciones del sector.