Innovación: la clave para seguir avanzando

Ecoembes ha presentado recientemente un proyecto pionero en Europa: el primer Laboratorio de Economía Circular en el ámbito del envase, desde su ecodiseño hasta su reciclado final. Se trata de un espacio de innovación que busca estudiar, concebir, probar y aplicar en un entorno real las mejores prácticas en esta materia. Con sede en La Rioja, convertirá a esta región en un gran centro de experimentación ya que permitirá probar a escala real las innovaciones que surjan como fruto de su actividad. Entre las principales líneas de estudio del proyecto, que estará activo en primavera de 2017, destacan áreas como el desarrollo del envase del futuro, reciclable y sostenible, la promoción del smart waste a través de las mejores tecnologías aplicadas a la recogida y tratamiento de residuos o el desarrollo de ciencia ciudadana que aporte soluciones tecnológicas, facilitando a la sociedad su compromiso con el planeta.

La naturaleza como fuente de inspiración

Un ruido ensordecedor anunciaba que el tren bala de Japón hacía una entrada o salida de un túnel. Un estruendo insoportable para los vecinos de las zonas afectadas. Urgía poner fin a esta molestia, sin reducir la velocidad y manteniendo el trazado de la red. Pero, ¿cómo encontrar la solución? Muy sencillo: en la naturaleza. Uno de los ingenieros del proyecto observó cómo el martín pescador metía y sacaba su pico del agua de una forma muy rápida y sin emitir ni el mínimo sonido. Ello le inspiró para diseñar un nuevo prototipo de tren, cuya cabecera imita al pico de este pájaro. El resultado: no solo es mucho más silencioso, además es un 10% más veloz y consume un 15% menos de electricidad.

Este ejemplo, más allá de constituir una anécdota, nos habla de una tendencia que en los últimos años está al alza en el ámbito científico: la biomímesis. Es decir, la ciencia que se inspira en el entorno para desarrollar tecnologías innovadoras que permitan resolver problemas sociales. Cabe aclarar que esta ciencia tiene poco de novedad: ya Leonardo Da Vinci se inspiraba en los pájaros para idear máquinas voladoras. Se trata de imitar los procesos que realiza la propia naturaleza para seguir evolucionando.

El auge de esta tendencia constata, una vez más, una realidad que estamos observando desde ámbitos muy diferentes: la necesidad de revisar nuestro modelo de desarrollo para transformarnos en una nueva sociedad, en la que sustituimos el “usar y tirar” por un concepto real de reducir, reciclar y reutilizar que recuerda a la forma en la que se comporta la naturaleza. Un sistema basado en la llamada economía circular, que se apoya en valores de ecología colaborativa y consumo responsable para consolidar una nueva alternativa en la que el cuidado del medio ambiente se ha convertido en el actor principal.

La innovación juega aquí un papel determinante, pues se trata de una de las bases sobre las que debe asentarse la estrategia de crecimiento de un país ya que permite desarrollar soluciones novedosas a problemas ya conocidos. En Ecoembes somos conscientes de ello, y desde nuestros orígenes hemos apostado porque sea un eje transversal en nuestra actividad. Porque sin innovación no hay evolución.

Sabemos que para encontrar resultados diferentes necesitamos hacer las cosas de forma distinta. Un lema que nos inspiró para aglutinar los esfuerzos que realizamos en este sentido en el programa Ecoembes Innova. A través de él, llevamos a cabo proyectos de I+D+i de forma colaborativa y, de hecho, hoy estamos trabajando en 30 líneas de investigación con una red en la que están integradas más de 50 universidades, centros tecnológicos y emprendedores.

Un compromiso firme que recientemente acaba de dar un paso más con el anuncio del primer Laboratorio de Economía Circular en el ámbito del envase en Europa, que pondremos en marcha en 2017 y tendrá su sede en Logroño. Con una inversión cercana a los 10 millones de euros, supondrá la creación de 40 puestos de trabajo in situ y más de 200 a través de las incubadoras en red.

Presentación Laboratorio Economía Circular

De este modo, su actividad permitirá que la ciudad y toda la región se conviertan en un campo de pruebas para investigar conceptos como el envase del futuro, más sostenible y con menor huella ambiental;
la importancia de la gestión inteligente de los residuos dentro de las smart cities, el consumo responsable o el desarrollo de nuevas técnicas y procesos que faciliten el reciclaje al ciudadano, entre otras iniciativas. Todo ello en un marco de estrecha colaboración entre ciudadanos, Administraciones Públicas y empresas, y con la intención de poner en marcha una transformación social a través del emprendimiento verde.

¿Cómo lo lograremos? Mediante el análisis de todas las fases del ciclo de vida de los envases: desde su concepción a través del ecodiseño hasta su reintroducción en el ciclo de consumo con el empleo
de materiales reciclados en la fabricación de nuevos productos. Para ello, hemos identificado seis ámbitos de actuación, que nos ayudarán en nuestra misión de alcanzar una sociedad del reciclado basada en los principios de la economía circular.

 

Leer más

Óscar Martín

Consejero delegado de Ecoembes

Artículo publicado en: FuturENVIRO #36 Diciembre 2016 – Enero 2017