Kingspan y la Fundación Ecoalf trabajan por un mar sin plástico

Ambas empresas se unen mediante un acuerdo a tres años para reciclar el plástico del mar e incorporarlo al ciclo productivo junto con Synthesia Technology y Huurre Ibérica

Pie de foto de izquierda a derecha: Irene Díez Ruiz, Directora Ecoalf; David Pallejà, Director Synthesia Technology Group; Elisenda Pagès, Directora de Operaciones Huurre Ibérica; Mike Stenson, Director I+D Kingspan Group; Raluca-Mihaela Gaidau, Asistente Ejecutiva Synthesia Technology & Coordinadora del Proyecto y Javier Goyeneche Marsans, Fundador Ecoalf.

El grupo irlandés Kingspan, que recientemente ha adquirido Synthesia Technologies y Huurre Iberica acaba de firmar de un acuerdo a 3 años con la fundación sin ánimo de lucro Fundación Ecoalf para el reciclaje de la basura marina y la reincorporación de esta al ciclo productivo.

En virtud de este acuerdo, la Fundación Ecoalf que lleva más de 4 años convirtiendo los residuos marinos en zapatillas y la basura en productos de moda de primera calidad, seleccionará el plástico recogido y lo reincorporará al proceso productivo de fabricación de tejidos para ropa.

FCC Aqualia central, Inodoro

Por su parte, la empresa de materiales de construcción Synthesia Technology , que ya desde sus inicios ha trabajado con PET reciclado para la fabricación del poliol, componente básico del poliuretano, a partir ahora utilizará un porcentaje de este PET reciclado procedente del mar, derivado de los residuos recogidos por la Fundación Ecoalf. Su objetivo es destinar este poliol reciclado a la producción de paneles de alta eficiencia energética, en las instalaciones Huurre Ibérica en Girona.

No es la primera vez que Synthesia y Huurre Ibérica colaboran para implementar en su proceso productivo materias primas desarrolladas con criterios de economía circular. El poliéster base para la fabricación de poliuretano incorpora un 26% de PET cuyo origen son las botellas de plástico recicladas, y con esta iniciativa en cada m2 de panel de 20 cm de espesor se pueden llegar a reciclar hasta 35 botellas de 1,5l.

El calentamiento global y la sostenibilidad son unos de los mayores retos a los que nos enfrentamos actualmente como sociedad. Evitar que el plástico que acaba en los vertederos y en el mar siga destruyendo el planeta dándole una segunda vida es la misión de esta iniciativa.