La «Alianza para la Política Atmosférica Responsable» apoya la reducción de gases de efecto invernadero

La Alianza para la Política Atmosférica Responsable anunció su apoyo a las políticas y actuaciones que tengan como meta la reducción de las emisiones globales de hidrofluorocarburos (HFC) en un 80% para el año 2050. «Como empresas tecnológicas, creemos firmemente que con las políticas globales e incentivos correctos podemos desarrollar y desplegar soluciones respetuosas con el medio ambiente y rentables para prevenir la desaparición de la capa de ozono y la emisión de gases de efecto invernadero que fomenten el calentamiento global», dijo Robert Wilkins, de Danfoss y presidente de la Alianza.

El anuncio se realizó durante la mesa redonda de líderes de la industria coincidiendo con el Día Internacional para la Conservación de la Capa de Ozono. El evento reunió a representantes de fabricantes, usuarios finales y productores de fluorocarbono en una mesa reunión informativa con representantes de la Administración Obama. La discusión se centró en el apoyo de la industria a una eliminación gradual de los HFCs a través de una enmienda del Protocolo de Montreal, el desarrollo de la tecnología y compromisos de inversión de los líderes industriales.

La Alianza destacó los esfuerzos de la industria americana para desarrollar las tecnologías para conseguir el objetivo de reducción del 80% para 2050 y enfatizó en la necesidad de mayores iniciativas desde los sectores público y privado para fomentar una gestión de los refrigerantes adecuada.

Los HFC se introdujeron para sustituir rápidamente las sustancias que dañaban la capa de ozono y se utilizan en aire acondicionado, refrigeradores, espumas aislantes, aerosoles, sistemas de protección contra el fuego y otros usos. La demanda de estas tecnologías sigue aumentando debido al crecimiento de los países en vías de desarrollo y las consecuencias beneficiosas para la salud, seguridad, comodidad y productividad que traen consigo estas tecnologías.

Las empresas de la Alianza, que representan más del 95% de la producción de HFC de Estados Unidos están comprometiéndose a aportar millones de dólares para la investigación y el desarrollo y comercialización de nuevas tecnologías, además de mejorar la eficiencia energética.