La colaboración público-privada y la eficiencia tecnológica, claves para afrontar la escasez hídrica en Egipto

Aqualia ha participado en la 4ª edición del evento International Water Desalination Conference, celebrado en El Cairo, Egipto. En este congreso se han dado cita los actores más importantes de Oriente Próximo en general, y de Egipto en particular, para abordar el reto del abastecimiento de agua en esta árida región. La depuradora de New Cairo (construida y gestionada por Aqualia) de 250.000 m3/d, la recientemente finalizada desaladora de El Alamein de 150.000 m3/d y la monumental EDAR de Abu Rawash de 1.600.000 m3/d (actualmente en construcción) son los tres megaproyectos que conectan a Aqualia con el país de los faraones

Aqualia, a través de Orasqualia, la joint venture que forma con el gigante egipcio de la ingeniería y construcción Orascom, ha participado en la 4ª edición del evento International Water Desalination Conference, celebrado los pasados días 24 a 27 de febrero en El Cairo. Este congreso ha querido juntar a los actores más importantes de Oriente Próximo en general y de Egipto en particular, para abordar el reto del abastecimiento de agua en esta región que acusa uno de los mayores déficits hídricos del planeta.

Ignacio de la Quintana, Country Manager de Aqualia en Egipto y General Manager de Orasqualia, ha participado en el panel Sewage Treatment Plants Water Reuse; uncovering STP considered as a non-conventional water resource: opportunities, challenges and experiences in the region, junto con el Dr. Ahmed Moawad, vicepresidente de la operadora pública HCWW (Holding Company for Water and Waste Water por sus siglas en inglés), entre otros panelistas.

En el panel, que giró en torno al potencial de la reutilización de aguas residuales para hacer frente al aumento de la demanda hídrica, Ignacio de la Quintana abordó varias de las soluciones que el bagaje de Aqualia puede aportar en este ámbito. En palabras del Country Manager “La desalación, por su alto consumo energético, no debe ser la base de un sistema sostenible de aguas. Para alcanzar un sistema económicamente equilibrado con la sociedad y el medioambiente, Egipto necesita centrarse en la gestión eficiente de redes y la mejor reutilización de las aguas residuales, entendiendo el agua residual como un recurso, en vez de un desecho, y dotándola de valor en su conjunto. De la misma forma deben establecerse tarifas proporcionadas y hacer hincapié en la educación y la concienciación sobre el uso responsable del agua, así como en la participación del sector privado con contratos a largo plazo con un único operador responsable -One Water System-. El objetivo es que este modelo acabe repercutiendo positivamente en el estado de mantenimiento de las infraestructuras públicas, en la satisfacción de los consumidores y, en definitiva, en la sostenibilidad global del sistema a través de la colaboración público-privada”.

Aqualia en Egipto

 Aqualia acaba de finalizar la ejecución de la desaladora de Agua de mar de El Alamein con una capacidad de 150.000 metros cúbicos al día, por la que más de un millón de habitantes del norte de Egipto se encuentran abastecidos de agua dulce.

La compañía realizó también el diseño, construcción y financiación de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de New Cairo situada en la capital de Egipto. Actualmente la empresa se encarga de la gestión durante un periodo de 20 años de este contrato, el primero adjudicado en el país para un proyecto de colaboración público–privada.

Además, Aqualia se encuentra ejecutando actualmente en el país el contrato para el diseño, construcción y operación de la EDAR de Abu Rawash en El Cairo. La planta, una vez terminada, tratará 1,6 millones de metros cúbicos de agua al día y prestará servicio a 6 millones de personas, lo que la convertirá en la más grande de África y una de las de mayor capacidad en el Mundo.