La Comunidad de Madrid apuesta por la Economía Circular: 12.600 toneladas de aceite industrial usado recicladas en 2021

La Comunidad de Madrid apuesta por la Economía Circular: 12.600 toneladas de aceite industrial usado recicladas en 2021

A pesar de la crisis provocada por el aumento de los precios de la energía, y de su impacto en los costes de gestión del aceite industrial usado, el pasado año se recogió el 100% de este residuo peligroso en la Comunidad de Madrid.

A través de SIGAUS se recogieron el pasado año en la Comunidad de Madrid 13.813 toneladas brutas de aceites usados (incluyendo impropios como agua y otros sedimentos) repartidas entre 7.016 establecimientos (siendo el 64% talleres mecánicos) de sectores tan diversos como la automoción, la industria, el transporte, el comercio o la construcción.

Esta generación fue extremadamente dispersa en el territorio, ya que más de la mitad de estos puntos productores de aceite usado (un 63%) generaron menos de una tonelada de residuo, acumulando entre ellos apenas un 14% del total del aceite usado generado. En total, para recoger todo el aceite usado fue necesario efectuar 20.315 operaciones de recogida entre 141 municipios madrileños.

Gestión en las zonas más vulnerables

Una vez terminada su vida útil, el aceite industrial se convierte en un residuo muy contaminante debido a la presencia de metales pesados y otras sustancias tóxicas, que puede afectar negativamente a nuestro entorno y a la salud de las personas si no se trata adecuadamente. Por ello, es fundamental contar con un sistema logístico y financiero que permita recoger este residuo allí donde se produce, aunque sea en zonas alejadas o de difícil acceso. Así, gracias al sistema logístico puesto en marcha por SIGAUS, se recuperaron el pasado año 246 toneladas de aceite usado en 50 municipios rurales madrileños, otras 194 t en municipios de montaña y 19 t en municipios de menos de 1.000 habitantes.

El coste logístico de recuperar el residuo en este tipo de zonas es muy elevado, ya que implica largos desplazamientos poco rentables, más aún en estos momentos en el que la crisis energética ha elevado tanto el precio de los combustibles, por lo que la financiación de la recogida del residuo resulta fundamental como servicio ambiental, pero también económico y social en estas zonas poco pobladas y alejadas de los grandes núcleos urbanos que, sin embargo, suelen contar con grandes valores naturales.

Gran importancia tuvo, la recogida del residuo junto a espacios protegidos, donde evitar la contaminación del aceite usado resulta imprescindible para evitar un importante impacto ambiental.

En 2021 se atendieron 36 establecimientos generadores de este residuo situados en el entorno de 4 espacios protegidos madrileños, entre los que se encuentran parques naturales o reservas de la biosfera. En estos enclaves se recogieron en total 100 toneladas de aceite usado. Como ejemplo, en el Parque de los Ejes de los Cursos Bajos de los Ríos Manzanares y Jarama se recogieron 55 t, y 37 t en la Reserva de la Biosfera de las Cuencas Altas de los Ríos Manzanares, Lozoya y Guadarrama.

En el mismo sentido también fue destacable la recogida del aceite usado en el entorno de recursos hídricos, como ríos, embalses o lagos. Hay que tener en cuenta que se trata de un residuo especialmente dañino para los medios acuáticos ya que, si se vierte en el agua, crea una capa que impide el traspaso de oxígeno, imposibilitando la vida para la fauna y flora. En estos entornos se recogieron 120 toneladas de residuo en 12 puntos productores.

Tratamientos con beneficios ambientales y económicos

Una vez recogido, el aceite usado fue trasladado a centros de transferencia para su análisis y eliminación de posibles impropios, proceso que una vez completado resultó en una cantidad neta de aceites usados de 12.586 toneladas, volumen finalmente tratado para obtener nuevos productos, siguiendo los principios de la Economía Circular.

De esta cantidad, más de dos terceras partes del residuo, 9.030 toneladas, fueron destinadas a regeneración.  Se trata de un tratamiento que permite obtener nuevas bases lubricantes del aceite usado y que es el que prioriza la actual normativa. Gracias al residuo regenerado en la Comunidad de Madrid durante el pasado año fue posible producir más de 5.600 toneladas de nuevos lubricantes y ahorrar más de 2,6 millones de barriles de petróleo, en comparación a si esos lubricantes se hubiesen producido a partir del refino del crudo.

El resto del aceite usado no regenerado fue valorizado energéticamente mediante otro tratamiento que permite transformar el residuo en un combustible de uso industrial que suele usarse en hornos de cementeras, papeleras o en centrales térmicas de generación eléctrica, minimizando así el uso del fuel óleo o de otros combustibles provenientes del petróleo. Este tratamiento también reportó diversos beneficios a nuestro entorno, ya que gracias al aceite usado valorizado energéticamente en la Comunidad de Madrid (3.557 toneladas) fue posible evitar la emisión de 1.949 toneladas de CO2 a la atmósfera y ahorrar 3 GWh de energía.

El resto del aceite usado no regenerado fue valorizado energéticamente mediante otro tratamiento que permite transformar el residuo en un combustible de uso industrial que suele usarse en hornos de cementeras, papeleras o en centrales térmicas de generación eléctrica, minimizando así el uso del fuel óleo o de otros combustibles provenientes del petróleo. Este tratamiento también reportó diversos beneficios a nuestro entorno, ya que gracias al aceite usado valorizado energéticamente en la Comunidad de Madrid (3.557 toneladas) fue posible evitar la emisión de 1.949 toneladas de CO2 a la atmósfera y ahorrar 3 GWh de energía.

La Economía Circular del aceite usado es una realidad posible gracias a la colaboración conjunta de empresas adheridas, gestores del residuo, administraciones públicas y ciudadanía. Llevamos 15 años asegurando la gestión de este residuo, afrontando para ello diferentes crisis –de oferta, de demanda, el Covid y ahora los precios energéticos–, y seguiremos trabajando en esta línea para que ni una sola gota de este residuo contamine nuestros paisajes”, subraya el Director General de SIGAUS.