La economía circular en el punto de mira: El Grupo AST utiliza la tecnología de reciclaje de plásticos de Lindner para cerrar el círculo

La economía circular en el punto de mira: El Grupo AST utiliza la tecnología de reciclaje de plásticos de Lindner para cerrar el círculo

Desde 2018, el Grupo AST, productor de envases y bidones de plástico de PEAD, apuesta por la limpieza y el reacondicionamiento de los envases usados para garantizar una mayor vida útil de sus productos y una mayor sostenibilidad en el proceso de producción.

Economía circular, Green Deal, cuotas de reciclaje, conservación de los recursos, eficiencia energética, sostenibilidad… son las palabras de moda que escuchamos todos los días, especialmente en la industria del reciclaje. Al fin y al cabo, nuestra industria se ocupa esencialmente de la gestión responsable de nuestro medio ambiente y sus recursos, así como del esfuerzo asociado para conservar los materiales en el sistema económico con la máxima calidad y durante el mayor tiempo posible. Como empresa de producción, la atención se centra en el diseño del producto, la durabilidad, la reciclabilidad y, en particular en la industria de transformación de plásticos, la calidad del reciclado utilizado para fabricar el producto final.

Centro de competencia para la fabricación de productos sostenibles

El Grupo AST, y en particular la empresa matriz AST Kunststoffverarbeitung GmbH de Erndtebrück (Alemania), lleva tiempo centrándose en la economía circular y el reciclaje. De gestión familiar, el Grupo AST es uno de los líderes del mercado europeo en la producción de envases de plástico para los sectores químico y alimentario – industrias en las que los envases y botellas de plástico de alta calidad son cruciales.

Desde el principio, la atención se centró en la creación de un bucle de producción óptimo que permitiera aumentar la cuota de reciclado para los propios productos de la empresa y también utilizar los productos fabricados con reciclado en las industrias peligrosa y alimentaria. Lo que estaba en juego era indudablemente alto. Sin embargo, poco después se creó el primer centro de competencia para plásticos y se instaló una línea completa de reciclaje de plásticos para procesar el HDPE (polietileno de alta densidad) postindustrial y postconsumo. Esta solución no solo contribuye significativamente a la economía circular, sino que también garantiza el suministro interno de materias primas.

Eficiencia energética y calidad

En lo que respecta a la instalación de reciclaje, la decisión recayó en el pionero de la industria austriaca Lindner. Para nosotros era importante que la instalación pudiera procesar todo tipo de materiales, desde objetos huecos hasta material triturado», explica Hauke Grabau, director de la división de reciclaje de AST Kunststoffverarbeitung GmbH. Al diseñar la instalación, nos centramos en la tecnología de eficiencia energética que conserva los recursos. Las trituradoras, los molinos y las distintas fases de lavado -incluido el sistema de lavado en caliente, que podemos activar en función de la intensidad requerida- se adaptan perfectamente a nuestras necesidades», afirma Grabau.

Harald Hoffmann, director general de Lindner Washtech, la filial de Lindner especializada en el reciclaje de plásticos, explica: «Durante la planificación nos centramos en la eficiencia y la alta calidad. Gracias a nuestro sistema modular, los componentes individuales pueden adaptarse perfectamente al material de entrada y al grado de contaminación. El eficiente diseño con una solución de bypass óptima también permite procesar varios flujos de material».

El material de salida se caracteriza por un nivel particularmente alto de homogeneidad y pureza, que es perfecto para la posterior extrusión. Como uno de los pocos especialistas en reciclaje, Lindner ofrece soluciones completas, adaptadas de forma óptima a las distintas fases del proceso de trituración, clasificación, lavado y secado. Estamos muy satisfechos y elegiremos siempre las instalaciones de reciclaje de Lindner. Un gran equipo con empleados muy motivados, con los que disfrutamos de una estrecha relación de trabajo’, dice Hauke Grabau.