La mala calidad del aire y el cambio climático son las dos mayores amenazas para la salud humana en la región paneuropea

La mala calidad del aire, el cambio climático, los estilos de vida poco saludables y la desconexión entre las personas y el medio ambiente afectan cada vez más a la salud humana en la región, según la última evaluación estudiada sobre la región paneuropea Global Environment Outlook (GEO-6), llevada a cabo por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente de la ONU (PNUMA) y la Comisión Económica Europea con el apoyo de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

La contaminación del aire se ha convertido en el mayor riesgo para la salud en la región, con más del 95% de la población urbana de la UE expuesta a niveles por encima de las directrices de la Organización Mundial de la Salud, por ejemplo. Más de 500.000 muertes prematuras en la región han sido atribuidas a la calidad del aire exterior, y 100.000 a la calidad del aire en interiores en 2012.

En un discurso en la apertura de la Octava Conferencia Ministerial Europea del Medio Ambiente en Batumi, Georgia, el director ejecutivo adjunto del PNUMA, Ibrahim Thiaw, dijo que a pesar de las mejoras en la calidad del aire en muchas partes de Europa, la contaminación del aire se ha convertido en el principal riesgo para la salud de la población de la región.

El cambio climático es una de las mayores amenazas para la salud humana y la salud del ecosistema, y para lograr el desarrollo sostenible en la región paneuropea. También es un acelerador para la mayoría de otros riesgos ambientales. Los efectos del cambio climático afectan a la salud a través de las inundaciones, olas de calor, sequías, reducción de la productividad agrícola, agravando la contaminación del aire y las alergias, enfermedades transmitidas por vectores,  alimentos y agua.

El informe GEO-6 para la región paneuropea es el más reciente y el último de una serie de evaluaciones regionales que ha revelado que el mundo comparte una serie de amenazas ambientales comunes que se están intensificando rápidamente en muchas partes del mundo. Otros cinco informes evaluando Norte América, Asia y el Pacífico, Asia Occidental, América Latina y el Caribe, y África, fueron publicados en la segunda Asamblea para el Medio Ambiente de las Naciones Unidas el pasado mes.

En casi todas las regiones, el crecimiento demográfico, la rápida urbanización, el aumento de los niveles de consumo, la desertificación, la degradación de la tierra y el cambio climático ejercen una creciente presión sobre el medio ambiente. Estas preocupantes tendencias están dando lugar a la contaminación del aire, la escasez de agua y también está haciendo cada vez más difícil para el mundo su propio sustento, según advierten los informes, que involucraron a 1.203 científicos, cientos de instituciones científicas y más de 160 gobiernos.

Las tendencias de contaminación del aire de otras regiones GEO-6

África

Alrededor del 90% de la población del África subsahariana están expuestos a la contaminación del aire de interiores, impactando en las economías y en los medios de vida al tiempo que contribuye al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero. Alrededor de 600.000 muertes al año pueden atribuirse a la contaminación del aire en África.

La urbanización, la industrialización y la motorización provocan un aumento de la contaminación del aire en el continente. La mayoría de las personas en el África subsahariana todavía dependen de los combustibles sólidos para cocinar, calefacción e iluminación, debido a las corrientes de ingresos impredecibles, lo que hace que la electricidad esté fuera del alcance de gran parte de la población.

Las respuestas incluyen la reducción de la dependencia de los combustibles sólidos para cocinar y calentar a través de una energía asequible mediante la utilización de enormes recursos energéticos renovables de África, especialmente la solar, eólica e hidroeléctrica. Invertir en soluciones de transporte que reduzcan la necesidad de viajar, tales como los sistemas de transporte masivo sostenible. El aumento de la vigilancia de la calidad del aire interior y exterior.

Asia y el Pacífico

La degradación de la calidad del aire y el cambio climático impulsado por la población y el crecimiento económico, el transporte, la energía, la demanda agrícola y el consumo de los hogares, son cuestiones clave de Asia Pacífico.

El impacto de la contaminación atmosférica sobre la salud humana es de gran importancia en Asia y el Pacífico, provocando enfermedades respiratorias y del corazón crónicas, cáncer, aumento de la morbilidad y muertes prematuras. Además, se ha encontrado que la contaminación del aire en interiores tiene impactos de género que conducen a las tasas de cáncer de pulmón alta para las mujeres. El cambio climático y la contaminación del aire causan el desprendimiento de glaciares, contribuyen a la acidificación del océano, y aumentan el riesgo de enfermedades transmitidas por vectores en toda la región.

La contaminación del aire tiene dos fuentes principales: en los hogares por la combustión de carbón y biomasa para cocinar y para calefacción, y en el medio ambiente a partir de la combustión de combustibles fósiles, sobre todo para el transporte y la generación de electricidad.

Ha habido una cierta reducción en las emisiones de dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno, pero la contaminación del aire y las emisiones de gases de efecto invernadero son altos y siguen en aumento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) encontró que el 88% de las muertes prematuras en la región son de manera desproporcionada debido a la carga de la contaminación del aire exterior.

Los contaminantes atmosféricos de vida corta (SLPCs) contribuyen a 102 muertes por cada 100.000 personas en el Pacífico occidental y 51 en el sudeste asiático.

Casi 1,9 millones de personas todavía utilizan biomasa para cocinar, produciendo grandes cantidades de contaminación del aire. Más de 1 millón de muertes prematuras al año en India y China pueden ser atribuidos a la exposición a la contaminación del aire del hogar.

América Latina y el Caribe

Las emisiones de gases de efecto invernadero están creciendo en esta región como consecuencia de la urbanización, el crecimiento económico, el consumo energético, cambios en el uso del suelo y otros factores. Estos cambios dan lugar a la degradación de la calidad del aire, tanto en interiores como en exteriores. La mayoría de las ciudades de la región de las que se dispone de datos tienen concentraciones de materia particulada (PM) por encima de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En esta región, sin embargo, ha progresado en la reducción de sustancias nocivas para el ozono y la eliminación del plomo en la gasolina.

El crecimiento urbano es un factor importante de presión, debido principalmente al aumento del consumo energético y el transporte. Las emisiones de CO2 aumentaron en un 14,18% entre 2006 y 2011. El sector del transporte representa el 35% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero, lo que representa 506,4 millones de toneladas de CO2 al año.

La agricultura también tiene un fuerte impacto sobre las emisiones de óxido nitroso y dióxido de carbono. Las emisiones de óxido nitroso procedentes de los suelos, de la lixiviación y la escorrentía, las emisiones directas, y el estiércol animal, aumentaron alrededor de un 29% entre 2000 y 2010. La abundancia del ganado vacuno en la región conduce a emisiones de metano, que crecieron un 19% entre 2000 y 2010.

Se estima que 100 millones de personas viven en áreas susceptibles a la contaminación del aire, sobre todo en las zonas densamente pobladas de las ciudades. En 2012, un total de 138.000 muertes en América (ingresos bajos y medios) se atribuyeron a la contaminación del aire ambiente y a la contaminación del aire de los hogares.

Las naciones de América Latina y Caribe han adoptado el Plan de Acción Regional sobre la contaminación atmosférica. El plan, que es el primero de este tipo en el mundo, reconoce la importancia del tema de la calidad del aire y anima a los gobiernos a identificar los recursos económicos necesarios para la sostenibilidad de las redes de monitorización de la calidad del aire.

Climate and Clean Air Coalition está trabajando con los gobiernos de la región para reducir las emisiones de contaminantes climáticos de vida corta, como el carbono negro y el metano.

Norteamérica

Los esfuerzos locales, regionales y nacionales para mejorar la calidad del aire están teniendo beneficios sustanciales, medibles, e importantes para la salud pública. Sólidos sistemas de regulación en Canadá y EE.UU. han tenido éxito reduciendo significativamente la contaminación del aire. A pesar de importantes avances, las mejoras en la calidad del aire no se distribuyen de manera uniforme, con aproximadamente 140 millones de personas expuestas a la contaminación por encima de los umbrales de la regulación, superior a los niveles considerados perjudiciales para la salud pública. Proporcionar información públicamente sobre las emisiones de contaminantes atmosféricos, las concentraciones y consecuencias para la salud, ha ayudado a las personas a mitigar su propia exposición y crear una demanda pública para el control de la contaminación del aire.

Las emisiones antropogénicas de contaminación del aire son provocadas ​​por la población, la actividad económica, el consumo energético y la tecnología. Entre 1970 y 2013, el PIB de Estados Unidos aumentó en un 234%, las millas recorridas por vehículo en un 168%, la población en un 54% y el consumo de energía en un 44%.

Sin embargo, mediante la implementación de controles de la contaminación y mejora de las medidas de eficiencia, tanto en Canadá como EE.UU. han visto una desvinculación entre el PIB y otros factores económicos y de conducta derivados de las emisiones. Las emisiones totales de los seis principales contaminantes del aire – dióxido de azufre, óxidos de nitrógeno, compuestos orgánicos volátiles, monóxido de carbono, partículas y plomo – cayeron en un 68%. Sin embargo, entre 1970 y 2012, las emisiones de CO2 aumentaron en un 24%.

Los beneficios para la salud de la acción sobre la calidad del aire se han estimado en un valor del orden de los 2.000 M$. En 2011, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos estimó que para el 2020 los controles de contaminación del aire resultantes de la Ley del Aire Puro de 1990. prevendrían más de 230.000 muertes prematuras por año.

La región de Asia occidental tiene fuentes naturales de contaminación del aire, tales como tormentas de polvo, y fuentes hechas por el hombre como la producción de energía y agua, la industria, el transporte y la construcción. El nivel de contaminantes del aire en Asia occidental ha aumentado progresivamente en las últimas dos décadas.

Aunque la mayoría de los países de Asia occidental tienen regulaciones para la calidad del aire ambiente y la emisión de contaminantes del aire, las concentraciones de partículas en la atmósfera aún exceden los límites de estas normas y las aun más estrictas directrices de la OMS para proteger la salud humana y los ecosistemas. Los esfuerzos están en marcha para mejorar el control de la calidad del aire y la generación de informes.

Los países de Asia occidental han hecho esfuerzos para reducir el nivel de contaminantes en el aire pero se necesitan más controles. El seguimiento a largo plazo de los contaminantes mayores y menores debe establecerse en todos los países de Asia occidental. Al mismo tiempo, deben ser introducidos combustibles más limpios y la instalación de tecnologías de reducción de la contaminación.