LA MODA SOSTENIBLE SIENTA MEJOR

Qué es la moda sostenible de lo que todo el mundo habla y por qué no es una tendencia sino una realidad que viene para quedarse como parte de nuestro consumo.

Desde el año 2000 ha habido un gran cambio en la manera en la que producimos y consumimos nuestras prendas de ropa. La moda es hoy en día la 2º industria más contaminante del planeta y se calcula que el 20% de las aguas residuales provienen de los procesos de la industria textil, así como el 10% del CO2 que se emite a la atmosfera. Me gustaría daros la buena noticia de que al menos todos estos textiles están pensados desde un modelo de “Economía Circular”, generando el mínimo residuo en su fabricación, con una vida útil duradera y facilitando su reutilización o reciclaje posterior… pero la realidad es bien diferente: el 85% de los textiles acaban en vertederos o incineración.

Esto se debe a la moda rápida o fast fashion, un modelo de producción en el que cada pocas semanas se lanza al mercado una nueva colección de bajo coste (para el productor y para el comprador). Normalmente se trata de prendas de poco valor: tejidos de baja calidad y trabajadores con baja calidad de vida. Además, algunas de las empresas que producen de esta manera descartan hasta el 50% de las prendas confeccionadas porque no alcanzan sus estándares de calidad, las cuales acaban incineradas o en un vertedero.

Por suerte existe una alternativa a este modelo de diseño, producción y consumo: la denominada moda sostenible o slow fashion. Este modelo busca crear colecciones con un coste real. Prendas de alta calidad elaboradas a partir de tejidos y procesos sostenibles y facilitando a los trabajadores de la industria un modo de vida digno. Además, mediante el cultivo de las materias primas no se prima tanto el precio sino el poder mantener el ecosistema sano durante más tiempo.

Por esta razón, me gusta pensar en la moda sostenible como un eje fundamental dentro de la Economía Circular, un modelo que busca un residuo mínimo y un impacto positivo máximo en el planeta (o impacto negativo mínimo, según como se mire). La moda sostenible busca que en cada uno de sus procesos productivos, desde la materia prima hasta la venta y recuperación del material utilizado, se tenga en cuenta el impacto medioambiental que se está teniendo.

Como comentaba la Profesora Rebecca Earley, Co-Drirectora del Centre for Circular Design, la clave de juntar los avances científicos con los expertos de la industria se puede resumir en 4 puntos:

• El diseño Circular de modelos textiles.
• La obtención de Recursos Circulares.
• Los flujos de materiales.
• Los sistemas circulares.

IMG_5740

Adriana Uribesalgo, Co-Founder Ekomodo

Publicado en: FuturENVIRO Nº 60 Mayo 2019