La planta de clasificación de envases de Jundiz logra transformar los residuos de envases en combustible

La Planta de Clasificación y Separación de Envases de Jundiz, propiedad de la Diputación Foral de Álava, se ha convertido en la primera planta de la Comunidad Autónoma Vasca en lograr transformar los envases en combustible.

Tras una inversión de 428.747 € y la implantación de la novedosa tecnología -puntera a nivel estatal- para obtención de combustible, la planta foral mejora así su eficiencia energética y se convierte en un referente en ingeniería sostenible. En concreto, la planta ha instalado una superficie de suelo radiante que permite el secado de los residuos que antes no podían ser reciclados. Posteriormente, ese material sufre un proceso de triturado y compactado con maquinaria especializada.

La ciudadanía alavesa que permitió el pasado 2015 que se reciclara un total de 3.193 t de envases (latas, tetra-briks, bolsas de plástico, botellas de plástico o aluminio, entre otros). No obstante, sólo el 68% del material depositado en el contenedor amarillo eran envases.

La Planta de Clasificación y Separación de Envases de Jundiz ha logrado el denominado Plus de Rendimiento. Un reconocimiento de Ecoembes a la efectividad de la planta foral, que ha aportado a las arcas forales 42.145 €.