La primera entrega de materia orgánica por parte de Santiago de Compostela en la planta de compostaje de Sogama roza la máxima calidad (99%)

La primera entrega de materia orgánica por parte de Santiago de Compostela en la planta de compostaje de Sogama roza la máxima calidad (99%)

A este balance positivo, se suma también los buenos resultados de los muestreos que se vienen realizando en el caso de otros concellos adscritos a esta instalación: Carballo, Cerceda, A Laracha, Santa Comba y Cabana de Bergantiños

Las caracterizaciones de la materia orgánica recogida de forma diferenciada a través de los primeros contenedores marrones instalados en Santiago de Compostela por parte del Concello, y realizadas por una empresa externa, arrojan unos magníficos resultados, con una calidad de esta fracción de desechos que roza el 99%. Esto quiere decir que el porcentaje de impropios (residuos que no deberían haberse depositado en el recipiente marrón) únicamente asciende al 1,09%, figurando entre los mismos algún envase de plástico y bolsa no compostable.

Al balance positivo que se puede hacer de la materia orgánica compostelana, se suma también los buenos resultados de las sucesivas caracterizaciones que se vienen realizando en el caso de otros ayuntamientos que, desde hace meses, entregan sus residuos orgánicos en la planta de compostaje de Sogama. Es el caso de Carballo, Cerceda, A Laracha, Santa Comba y Cabana de Bergantiños, que alcanzaron una media de elementos propios superior al 96%.

Con estos muestreos se acredita la gran colaboración de la ciudadanía, así como el trabajo excepcional que están llevando a cabo los entes locales para que los desechos orgánicos depositados en el contenedor marrón puedan convertirse en un compost de alta calidad que, posteriormente, será utilizado en la agricultura y jardinería como fertilizante natural que destaca por sus extraordinarias propiedades fertilizantes para el suelo, pues, más allá de nutrirlo, lo protege también frente a plagas y enfermedades.

La red de valorización de la materia orgánica toma forma

La red de infraestructuras diseñada por la Xunta para ayudar a los concellos en el cumplimiento de la normativa, a pesar de que son éstos los responsables de la gestión y tratamiento de los residuos municipales, va tomando forma, siendo su objetivo que, en el año 2023, entren en funcionamiento, de forma escalonada, las instalaciones que conformarán esta red. La misma estará integrada por 4 plantas de biorresiduos (una por provincia): Cerceda (A Coruña), ya operativa; Cervo (Lugo), cuya construcción estará culminada en diciembre de este año; Vilanova de Arousa (Pontevedra) y Verín (Ourense).

Las cuatro instalaciones estarán reforzadas por 13 plantas de transferencia (6 de nueva construcción y 7 que serán adaptadas a fin de que  todas ellas cuenten con  una tolva específica para el trasvase de la materia orgánica, que, posteriormente, será transportada  hasta la planta de biorresiduos más cercana, donde recibirá tratamiento). De esta forma, la mayor parte de los ayuntamientos a los que da servicio Sogama (295 en total) dispondrán de una planta (de biorresiduos o de transferencia), a menos de 50 km de distancia.

Esta operativa se complementa con el programa de autocompostaje que Sogama lidera en Galicia y al que están adheridas 438 entidades (224 concellos, 185 centros educativos y 29 colectivos sociales), entre las que esta empresa pública ha distribuido gratuitamente más de 19.500 compostadores.