La Xunta finaliza los trabajos de mejora de la depuradora de Os Placeres, que permite un salto de gigante en la calidad del agua de la ría de Pontevedra al conseguir eliminar el 90% de contaminantes

La Xunta finaliza los trabajos de mejora de la depuradora de Os Placeres, que permite un salto de gigante en la calidad del agua de la ría de Pontevedra al conseguir eliminar el 90% de contaminantes

La actuación permitió no solo cumplir con los parámetros marcados para el vertido del agua a la ría de Pontevedra, sino también situarlos entre un 60 y un 80% por debajo de los límites establecidos

La conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, subrayó hoy el final de la actuación de mejora de la depuradora de Os Praceres, que permite un salto de gigante en la calidad del agua de la ría de Pontevedra al conseguir eliminar de promedio el 90% de los contaminantes.

Vázquez Mourelle se acercó hoy a la depuradora de los Placeres, donde tuvo lugar a recepción de las obras y la puesta en servicio definitiva de la mejora llevada a cabo.

Destacó que los trabajos ejecutados, junto con los del nuevo emisario submarino, suponen un antes y un después en la mejora de la calidad de las aguas de la ría, y por lo tanto, en la forma de proteger la actividad marisquera, la calidad ambiental y la actividad turística.

Las obras acometidas en la depuradora, con una inversión de 16,5 millones de euros, se centraron en la mejora de la línea de agua con el fin de dar cumplimiento a los límites de vertido que marca la legislación europea.

La actuación acometida en la depuradora de Pontevedra supuso la remodelación del tratamiento secundario, para garantizar la correcta depuración de un caudal de 900 l/s de agua. También se amplió la línea de lodos para tener en cuenta las nuevas aportaciones y se realizaron acciones previas que permitieron mantener en todo momento activa la depuradora durante las obras.

Tras ejecutar las actuaciones, hubo una fase de pruebas para su puesta en servicio, que comenzó en el mes de julio pasado, con un plazo de 12 meses. Este proceso supuso un estricto seguimiento de los parámetros de agua depurado, que llevó al cumplimiento de los llamados criterios de rendimiento “y de continuidad”.

Con el criterio de rendimiento se realizó un control analítico intensivo con el fin de disponer de un total de 12 muestras de agua tratado en un período de 3 semanas en el que en 9 de ellas se cumplen los objetivos establecidos de agua depurado. Estas muestras se comenzaron a hacer en el mes de septiembre pasado y el 24 de febrero ya se daba por cumplido este criterio de rendimiento.

El criterio de continuidad permite verificar que los resultados de agua depurado conseguidos se mantienen en el tiempo. Para cumplir este criterio se exige tomar muestras quincenalmente y que el 90% de esas muestras cumplan los límites de vertido. En este caso, cumplieron los límites de vertido el 100% de las analíticas realizadas.


Emisario submarino

Por otra parte, la conselleira añadió a la mejora de la depuradora otra obra en marcha, la del emisario submarino, con un presupuesto de 12 M€ para optimizar la salida de las aguas depuradas y no afectar ni a la actividad extractiva ni al baño.

Apuntó que las obras avanzan a buen ritmo, con un grado de ejecución actual que supera el 45%, por lo que se prevén finalizar y ponerlas en marcha este mismo año, completando una inversión de casi 30 M€ en la mejora del saneamiento de la ría de Pontevedra.

En estos momentos ya está completado el tramo en túnel del emisario, con una longitud final de 690 metros, gracias a la tuneladora procedente de Alemania y al empleo de la tecnología ‘direct pipe’, de perforación dirigida, que se desarrolló de manera pionera en España.

Actualmente se está ejecutando el edificio de la cámara de carga y a hacer el acopio de la tubería de la parte sumergida del emisario. El objetivo es que se empiecen la *soldar los distintos tramos a principios de agosto.

Además, de manera paralela se están tramitando todas las autorizaciones precisas para proceder a la instalación de la tubería ensamblada.

Todas estas actuaciones son el resultado del Plan de saneamiento de la ría de Pontevedra, que recoge el saneamiento del río Lodazal en Marín, en fase de adjudicación; el bombeo de Cocheras, en Pontevedra; o el saneamiento de la Sequía y de Porto Campelo, en Poio, sumando una inversión de la Xunta de cerca de 50 M€.

Esta intervenciones están cofinanciadas por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), en el marco del Programa Operativo FEDER Galicia 2014/2020.