Las ONGs y el sector de la aviación piden que las emisiones de los vuelos de largo radio se incluyan en el decreto sobre combustibles de aviación sostenible de la UE

Una amplia coalición de aerolíneas pide a la Comisión Europea que garantice la inclusión de los vuelos de largo radio en el decreto de los SAF de la Unión Europea. Además, solicitan que la obligación del mandato recaiga en el proveedor de combustible para garantizar la igualdad de condiciones y subrayan que debe mantenerse el apoyo al desarrollo de tecnologías de emisiones cero, como los aviones de hidrógeno o de propulsión eléctrica. Reclaman que los biocombustibles desarrollados sean sostenibles, excluyendo los biocombustibles procedentes de tierras de cultivo, e incluyendo mandatos viables para utilizar los mejores combustibles de su clase como el queroseno sintético.

Una coalición de aerolíneas, junto con empresas del sector de la aviación y ONGs europeas, han expresado su preocupación por las propuestas políticas para limitar el alcance de la iniciativa ReFuel EU Aviation de la Unión Europea a los vuelos dentro del Espacio Económico Europeo (EEE). Se espera que la legislación, propuesta por la Comisión, obligue al sector de la aviación a mezclar un porcentaje de combustibles de aviación sostenibles (SAF) con el combustible a base de queroseno.

En una carta enviada al vicepresidente, Frans Timmermans, y a la comisaria de Transportes, Adina Vălean, la coalición señala que las operaciones de larga distancia son la principal fuente de impacto climático del sector. Según datos recientes de Eurocontrol, sólo el 6% de los vuelos, los de más de 4.000 km, generan la mitad de las emisiones de CO2 de la aviación. Eurocontrol concluye: «aumentar el suministro de combustible de aviación sostenible para cubrir sólo el 10% de las necesidades de los vuelos de larga distancia supondría más de lo que se puede lograr con los de corta distancia de cara a reducir las emisiones netas de CO2”. * Además, los vuelos fuera del EEE y las operaciones en los hubs de larga distancia ya están excluidos de muchas políticas medioambientales europeas, como el régimen de comercio de derechos de emisión (ETS).

En el caso de los vuelos de corto radio, los SAF son sólo un paso intermedio similar a la compensación hasta que las tecnologías de cero emisiones, como los aviones de hidrógeno o de propulsión eléctrica, estén disponibles a mediados o finales de la década de 2030. Sin embargo, estas nuevas tecnologías de cero emisiones no están disponibles para la aviación de largo radio en un futuro cercano, por lo que los SAF siguen siendo fundamentales para que la larga distancia disminuya sus emisiones de carbono.

Además, al aumentar potencialmente los costes, los SAFs podrían restar esfuerzos a los fabricantes de tecnología y a los operadores de corta distancia para cambiar a soluciones más limpias y de cero emisiones. Por ello, los abajo firmantes solicitan a la Comisión Europea que garantice que el mandato de los SAFs no retrasará el desarrollo de sistemas de propulsión de emisiones cero, es decir, de hidrógeno o eléctricos.

Asimismo, la Comisión Europea debe excluir los biocombustibles procedentes de tierras de cultivo destinadas a tal fin** y garantizar que los biocombustibles desarrollados sean sostenibles y se incluyan mandatos para los mejores combustibles de su clase, como el queroseno sintético.

Declaraciones

Johan Lundgren, CEO de easyJet, ha declarado: «El mandato de la UE sobre las SAF sólo tendrá un impacto considerable en las emisiones de la aviación si todos ponemos de nuestra parte, incluidos las aerolíneas de larga distancia, que son la mayor fuente de emisiones, y que necesitan este tipo de tecnologías a largo plazo. Los SAF son sólo un paso intermedio para los operadores de corto radio. Nuestra solución definitiva es contar con un sistema de propulsión de cero emisiones, por lo que es crucial que haya incentivos específicos para la aviación destinados a las nuevas tecnologías libres de emisiones, como la energía eléctrica y el hidrógeno, y por lo que debemos evitar que todos los recursos se destinen a los SAF, que no solucionan totalmente el problema. easyJet también opera hoy con vuelos neutros en carbono, compensando todos nuestros vuelos como medida provisional”.  

William Todts, Executive Director de T&E, ha declarado: « Los combustibles sostenibles para la aviación son la solución para los vuelos de larga distancia, que escapan a la regulación de su contaminación a pesar de causar la mayor parte de las emisiones. Todos los vuelos de ida deben estar sujetos a un mandato de combustible ecológico para aviones. Sin embargo, los combustibles sostenibles deben ser también eficaces desde el punto de vista medioambiental, por lo que necesitamos unos objetivos para este tipo de combustibles sintéticos, unos criterios más estrictos para los biocombustibles de segunda generación y que no se utilicen combustibles de origen vegetal”.  

Michael O’Leary, CEO del Grupo Ryanair, ha declarado: « Los datos recientes de Eurocontrol confirman que los verdaderos culpables de la contaminación no son los vuelos de corto radio en los que los pasajeros realizan escapadas de fin de semana o pasan sus vacaciones en Europa, sino los vuelos de largo radio y los que hacen diversas escalas. Estos generan la mitad de las emisiones de CO2 de la aviación europea, aunque sólo representan el 6% de los vuelos.

Reducir sólo una parte de las emisiones de los vuelos de larga distancia supondría reducir más CO2 que el que emiten todos los vuelos de corto radio de Europa juntos. No tiene ninguna lógica excluir los vuelos de largo radio de las obligaciones de uso de los SAF, ya que es su única forma posible de reducir el impacto de las emisiones de carbono. Apoyamos plenamente la iniciativa de la UE de reducir las emisiones de carbono en la aviación, pero todas las compañías aéreas, incluidas las de largo recorrido, deben desempeñar su papel para lograrlo”.

József Váradi, CEO del Grupo Wizz Air, ha declarado: « Después de invertir en los SAF y promoverlos durante años como la solución para descarbonizar la aviación, los operadores de larga distancia intentan ahora excluir sus propios vuelos de este mandato. Esto es un error. Si ellos están a favor de esta tecnología, que esencialmente bloquea la propulsión del statu quo durante décadas, entonces deben estar entre los primeros en utilizarla. 

Creemos que las tecnologías disruptivas más limpias llegarán y romperán los esquemas, como está ocurriendo con los coches, para los vuelos de corto radio. Sólo debemos mantener los sistemas de propulsión tradicionales cuando no haya alternativa, como es el caso de los vuelos de largo radio. La competencia mundial no puede ser la eterna excusa para la inacción. No estamos en la misma situación que hace una década, y no creemos que el público tolere esta inactividad durante mucho tiempo. Ha llegado el momento de que la aviación mundial desempeñe también su papel”.  

Maarten van Dijk, Managing Director de SkyNRG, ha declarado: «Europa está empezando a tomar medidas serias para alcanzar las emisiones cero en la aviación. Acogemos con satisfacción la posible introducción de un mandato de mezclas para el combustible de aviación sostenible que funcionará como medida fundamental para lograr estos objetivos. Sin embargo, es muy importante que el decreto se base en la cantidad total de combustible fósil para aviones en la UE para lograr el máximo impacto con esta medida política”.  

Jeff Engler, CEO de Wright Electric, ha declarado: «Wright pretende introducir su avión de pasajeros con un único pasillo y cero emisiones en 2030, como objetivo final para eliminar la huella de carbono de todos los vuelos de menos de 800 millas. Volar puede ser más limpio de lo que es hoy en día, y los vuelos eléctricos en distancias más cortas están más cerca de lo que mucha gente cree. Tenemos que ofrecer una política adecuada a esta tecnología para que prospere. En Wright queremos que volar sea más limpio, más silencioso y accesible”.  

Ivo Boscarol, Fundador y CEO de Pipistrel CEO, ha declarado: «Para lograr lo que a veces puede parecer imposible, dar pasos pequeños sencillamente no es suficiente. La aviación debe ser más limpia y esto debe ser así a corto plazo, adoptando nuevas tecnologías para introducir nuevas formas de viajar en avión. Nuestro compromiso desde hace una década es ofrecer vuelos sin emisiones y, actualmente, nos hemos embarcado en el viaje de ofrecer nuestro producto, Miniliner, propulsado por hidrógeno con cero emisiones para volar por los cielos europeos en 2030”.