Las películas fotográficas de Fujifilm se transforman en membranas para purificar el agua

Las películas fotográficas de Fujifilm se transforman en membranas para purificar el agua

Desde la tecnología de recubrimiento fotográfico de Fujifilm a la purificación del agua y el desarrollo de desarrollo de membranas de separación de gases. Esta solución de intercambio de iones es capaz de darle nuevos usos al agua ya utilizada y depurada, como el riego para los cultivos y de jardines urbanos, promoviendo nuevas fórmulas de economía circular. Entre sus aplicaciones encontramos: la desalinización de agua salobre para consumo humano; la desalinización de aguas residuales para reúso; la generación de energía eléctrica a través del potencial del gradiente salino; el ablandamiento de agua dura; y la producción de agua ultrapura. La filial española de la compañía es la que lidera la promoción y expansión de estas soluciones en toda Europa, sobre todo por el bagaje del mercado español en todo lo relacionado con el tratamiento y la reutilización del agua.

Desde 1934 Fujifilm ha sido reconocida de forma constante en sectores como el de la fotografía. Ese conocimiento, que ha evolucionado a lo largo del tiempo gracias a su apuesta por la I+D (7% de la facturación anual de la compañía), ha derivado en nuevos productos, como las membranas de intercambio de iones para purificar el agua. Una solución capaz de darle nuevos usos al agua ya utilizada y depurada, como el riego de jardines y cultivos, promoviendo nuevas fórmulas de economía circular.

Entre las aplicaciones de esta tecnología de recubrimiento para preservar un bien tan escaso y, a la vez, tan necesario, encontramos: la desalinización de agua salobre; la desalinización de aguas residuales para reúso; la generación de energía a través del potencial del gradiente salino; el ablandamiento de agua dura; y la producción de agua ultrapura.

“En Fujifilm contamos con una amplia cartera de membranas, que van desde las que ofrecen una baja resistencia eléctrica, con o sin un amplio rango de pH, ideales para desalación de agua salobre o reúso, hasta las de bajo nivel de permeabilidad idóneas para la concentración de salmueras. Todas ellas se basan en una nueva e innovadora tecnología de polímeros que parte del know how acumulado por los años por Fujifilm”, explica Pol Adarve, Manager de Desarrollo de Negocio de Membranas de Intercambio Iónico para Europa en Fujifilm.

Precisamente, son expertos españoles como Adarve los encargados de liderar la comercialización, promoción, desarrollo y expansión de estas soluciones en toda Europa, sobre todo por su conocimiento y trayectoria en el mercado español en cuanto a los procesos de tratamiento, desalinización y la reutilización del agua.

Pertenecientes a la división de productos industriales, las membranas de agua de Fujifilm se han convertido en una herramienta muy útil para que empresas de diversos sectores cumplan con las normativas relativas a la calidad del agua y con sus objetivos de reutilización, menor consumo y cuidado del medio ambiente.

Cómo funcionan las membranas de intercambio de iones de Fujifilm

El intercambio iónico es un proceso de tratamiento de agua que se utiliza para desmineralizar las sales y minerales disueltas en el agua. Se trata de un proceso electroquímico en el que los iones disueltos, por ejemplo, de nitratos y sulfatos, habituales en la agricultura y la ganadería, se transfieren en un flujo de concentrado denominado salmuera. La principal ventaja de la tecnología de electrodiálisis y las membranas de intercambio iónico frente a la osmosis inversa es su mayor nivel de recuperación de agua tratada, de hasta un 92-95%, frente a la salmuera.

“Fujifilm cuenta con varios laboratorios en Europa y Asia dedicados a la investigación y el desarrollo de estas membranas de intercambio de iones con el fin de innovar de forma constante en este campo y favorecer el ahorro y la reutilización del agua, especialmente en aquellas regiones donde es cada vez más escasa, ayudando de esta manera a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 propuesta por la ONU”, indica Adarve.