Los arranques de frutales pueden ser un importante recurso para la bioeconomía

El 19 de octubre el municipio de Sudanell, en la importante comarca frutícola leridana del Segrià, acogió una jornada que abordó el cambio de gestión de los restos de los arranques de árboles frutales para introducirlos en el circuito de la bioeconomía.

Cada año se queman al aire libre en las comarcas frutícolas de Lleida hasta 60.000 toneladas de restos de madera de frutal de hueso, con la consecuente emisión de contaminantes a la atmósfera. 

En el conjunto del país, las operaciones de arranque de frutal, olivo y viñedo generan cada año más de 2,5 millones de toneladas de restos leñosos, según estimaciones de AgroBioHeat, que se eliminan mediante su quema al aire libre. El contenido energético de esta agrobiomasa equivale a 8 millones de barriles de petróleo, un valor de 400 millones de euros, capaz de calentar 3 millones de viviendas en España.

Daniel García, responsable de Innovación de AVEBIOM, señala que el Observatorio de Agrobiomasa de AgroBioHeat documenta varios casos emblemáticos de uso de arranque para energía en la industria, como son las plantas de energía de ENCE y NUFRI. Sin embargo, destaca, “cuando se habla de cadenas de valor de proximidad y de volúmenes de uso más fraccionados, la utilización del arranque apenas tiene lugar más que en forma de obtención de leñas”. 

Y añade que “resolver el uso del arranque a escala local requiere poner en marcha una nueva práctica agronómica que resulte ventajosa para los agricultores y permita obtener la biomasa en formato, calidad y precio adecuados para generar nuevos usos. Esto es lo que se está consiguiendo en Sudanell”.

Sudanell es la sede de un proyecto piloto impulsado por un agricultor local junto con dos empresas -Serrat Trituradoras e ISVED Bioenergía– cuyo objetivo principal es definir un modelo de negocio capaz de transformar la gestión actual de los restos de arranque en una oportunidad para la bioeconomía, la mejora de prácticas agrícolas y la descarbonización de la economía rural con clave local.

Serrat Trituradoras ha desarrollado los equipos necesarios para la gestión alternativa del arranque, mientras que ISVED Bioenergía proporciona las calderas para valorizar esta agrobiomasa en forma de calor en instalaciones domésticas, equipamientos municipales, granjas e industria.

Quemar en el campo o aprovechar la energía y otros bioproductos

Los 40 participantes en la jornada conocieron de primera mano el proyecto, asistieron a una demostración en campo de la alternativa a la quema de los arranques y visitaron la caldera donde se valorizan.  

Isidre Alférez, de IMARTEC Energía, y Albert Casas, de ISVED, ofrecieron datos económicos que demuestran la viabilidad del modelo: las instalaciones energéticas se amortizan en periodos tan cortos como 4 años. En cuanto a la operativa alternativa al arranque, la sencillez y comodidad para el agricultor son notables: ahorra dinero en el servicio, evita la gestión de la quema y deja el terreno limpio y sin raíces, pues quedan incorporadas en el suelo o pueden extraerse para otros usos como compost.

La jornada contó con la presencia de entidades relevantes en la región como PROMECO (Patronato de Promoción Económica de la Diputación de Lleida), la Asociación Leader de Ponent, el Consell Comarcal de Garrigues y Segrià, los ayuntamientos de Sudanell y Alcarrás, el Clúster de la Bioenergía de Catalunya y varias empresas y agricultores

Continúa el diálogo 

El diálogo establecido entre los agentes convocados en la jornada indica la necesidad de continuar promoviendo este nuevo modelo. AVEBIOM y CIRCE seguirán apoyando, desde el proyecto europeo AgroBioHeat y junto con agentes territoriales, la alineación de intereses y el cambio de modelo en distintas zonas de España.