Los autobuses de la EMT monitorizarán la calidad del aire y los niveles de polen de Madrid

Los autobuses de la EMT podrán monitorizar la calidad del aire, los niveles de polen y diferentes parámetros meteorológicos gracias a la instalación de unos micro-sensores en los vehículos de su flota. Este proyecto, aún en fase piloto, se enmarca dentro del programa HORIZON 2020, y, en concreto, en la convocatoria denominada H2020-EUJ-2014, lanzada por la Comisión Europea para fomentar la colaboración entre Europa y Japón. En el marco de esta iniciativa, la EMT se ha involucrado en una propuesta de proyecto denominada IKAAS (INTELLIGENT KNOWLEDGE-AS-A-SERVICE), que consiste en el desarrollo de una plataforma ‘big data’ para ciudades inteligentes (‘smart cities’) que recoge información a través de diferentes sensores para su tratamiento posterior y su difusión a los ciudadanos.

En el caso de Madrid, el caso de uso para probar esta propuesta consiste en una experiencia piloto que pretende aprovechar la flota de autobuses de la EMT (1.900 vehículos) para monitorizar la calidad del aire, los niveles de polen y datos meteorológicos gracias a la instalación de unos sensores en los autobuses. Dado que los vehículos de la EMT están en constante movimiento por la ciudad y que estos están conectados en tiempo real con servidores de la EMT, estos medidores permitirán hacer una importante recogida de datos en tiempo real sobre niveles de dióxido de nitrógeno y ozono; niveles de polen, y diferentes parámetros meteorológicos (humedad relativa del aire, temperatura o índice de radiación UV).

Este conjunto de datos permitirá crear análisis dinámicos de información, modelos ‘big data’ o sistemas predictivos, para ofrecer esos valores al ciudadano, mediante un modelo abierto, con el fin de que las administraciones y otros proveedores lo integren y ofrezcan servicios, tales como información sobre el estado del aire y la concentración de pólenes; alertas y recomendaciones sanitarias y otros asuntos relacionados con la prevención y la salud pública.

La EMT participa en este proyecto de la mano del Ayuntamiento de Madrid (Madrid Salud y el Área de Medio Ambiente y Movilidad a través de la Dirección General de Sostenibilidad y Control Ambiental)y de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid (Red Palinocam).

Durante los días 13 y 14 de octubre, Madrid acogió una reunión de trabajo del consorcio completo de este proyecto, de la que la EMT es anfitriona, con la vista puesta en la primera revisión formal del proyecto por parte de la Comisión Europea, que tendrá lugar el día 12 de noviembre en Tokio.