Los embalses de la Comunidad de Madrid inician el mes de julio al 69,2 % de su capacidad máxima

Los embalses de la Comunidad de Madrid inician el mes de julio al 69,2 % de su capacidad máxima

La situación hidrológica de la región es de normalidad con 652,7 hectómetros cúbicos almacenados

Los embalses que gestiona Canal de Isabel II para el abastecimiento a la Comunidad de Madrid han finalizado el primer semestre del año con 652,7 hectómetros cúbicos almacenados. Esto supone el 69,2 % de su capacidad máxima, un dato que se sitúa 6,5 puntos por debajo de la media histórica y 9,7 puntos por debajo del nivel acumulado hace justo un año.

Junio ha sido poco lluvioso: las precipitaciones registradas, de 3 l/m2, han sido un 90 % inferiores a la media histórica, que se sitúa en 31,6 l/m2. Esto explica que, durante el último mes, las aportaciones recogidas en los embalses también hayan estado por debajo de la media. En concreto, las reservas de la región han recibido 8,9 hectómetros cúbicos de agua. Este dato es un 77,5 % inferior a la media de aportaciones para esta época del año (39,3 hm3).

La falta de precipitaciones de junio, unida a la ola de calor registrada a mediados de mes, se ha traducido en un aumento del consumo del 11,1 %, en comparación con el registrado hace exactamente un año. En concreto, Canal ha derivado 51,5 hectómetros cúbicos de agua para el consumo de los madrileños en el último mes, 5,2 hectómetros cúbicos más que el año pasado. Pese a ello, desde que comenzó el año natural, el consumo en la Comunidad de Madrid es un 1,7 % más bajo que el registrado en el primer semestre de 2021.

Con estos datos, y aunque la situación hidrológica de la región es de normalidad, Canal de Isabel II solicita la colaboración de todos los ciudadanos para que hagan un uso responsable y eficiente del agua. En sus perfiles de redes sociales y en su página web, la empresa pública pone a disposición de la ciudadanía consejos de ahorro y recomendaciones que resultan de especial importancia de cara a los meses de verano.

Estas acciones de concienciación ciudadana y unas tarifas progresivas han permitido a Canal de Isabel II reducir el consumo de agua per cápita en casi un 30 % desde la última sequía de 2005. Además, la compañía trabaja en el desarrollo de actuaciones que aumenten la eficiencia de su red y permitan preservar el agua de consumo. Entre ellas se encuentran el uso de agua regenerada para riegos de zonas verdes y usos industriales, la prelocalización de fugas o los planes de renovación de tuberías.