Mura Technology, pionera en HydroPRS, una tecnología avanzada para el reciclaje del plástico, inicia la construcción de la primera planta de reciclaje hidrotérmico en el Reino Unido

Reutilizar en lugar de desechar: con la Solución Hidrotérmica de Reciclaje de Plástico (HydroPRS por sus siglas en inglés), los residuos de plástico que de otro modo contaminarían el medio ambiente, pueden ser reutilizados como una valiosa materia prima mediante el reciclaje químico en 25 minutos. Para fomentar esta revolucionaria tecnología en todo el mundo, igus, el especialista en plásticos para movimiento, aumenta ahora su inversión en Mura Technology hasta unos 5 M€. Otra empresa industrial importante, KBR, se asoció con Mura en enero.

Es uno de los retos más apremiantes de nuestro tiempo: cada año, 8 millones de toneladas de plástico llegan llegan a los océanos del mundo[1]; gran parte del plástico se incinera y solo el 14% se recicla. Esto supone una pérdida económica de 80.000 millones de dólares anuales. Al mismo tiempo, se producen continuamente nuevos plásticos a partir del petróleo, lo que se asocia con elevadas emisiones de CO2. Este uso representa ya el 6% de la producción mundial de petróleo, que se espera que aumente hasta el 20% en 2050.[2] Con la Solución Hidrotérmica Para el Reciclaje de Plásticos se lanza una tecnología innovadora que permitirá establecer una economía circular sostenible para los plásticos. HydroPRS tiene la capacidad de reciclar todos los tipos de plástico y evitar que estos residuos se incineren o se depositen en vertederos y contaminen el medio ambiente. Se calcula que cada tonelada de plástico procesada mediante este método podría ahorrar 1,5 toneladas de CO2 en comparación con la incineración. Para convertir los restos de plástico en valiosos productos químicos y petróleo, HydroPRS utiliza la tecnología del reactor hidrotérmico catalítico (Cat-HTR™) desarrollada por Licella Holdings Limited utilizando agua, calor y presión. Este método es especialmente interesante cuando el reciclaje mecánico no ha tenido éxito hasta ahora, por ejemplo, con plásticos mezclados y contaminados.

Un recurso valioso en lugar de un residuo dañino

Este potencial ha suscitado gran interés al especialista en plásticos para movimiento, que el año pasado invirtió en una empresa que planea poner en marcha la primera planta comercial de HydroPRS en 2022. igus ha aumentado su inversión en Mura Technology hasta un total de 5 millones de euros. «Somos conscientes de las grandes posibilidades que tiene el plástico. Nuestros plásticos triboptimizados se utilizan millones de veces en aplicaciones móviles en todo el mundo, donde reducen el peso, el mantenimiento y la lubricación», afirma Frank Blase, director general de igus. «Estamos ayudando a que el plástico sea un material que no dañe nuestro planeta, sino que ayude a través de un reciclaje de casi el 100%». El reciclaje mecánico es un paso importante en esta dirección. Por ejemplo, igus lleva más de 50 años regranulando el 99% de los residuos de plástico que genera en la producción. A finales de 2019, igus también inició el programa chainge. Consiste en que igus recupera las cadenas portacables al final de la vida útil de una máquina e, independientemente del fabricante, entrega un vale al usuario, regranula el plástico y lo vuelve a procesar. 

Éxito mundial a través de la inversión y la cooperación

Para aumentar la expansión del proyecto, Mura Technology acaba de nombrar a KBR como socio de licencia exclusiva. KBR cuenta con más de 28.000 empleados y está presente en más de 80 países como planificador, contratista de ingeniería de plantas y operador de refinerías y fábricas químicas, entre otras cosas. «Sabíamos que, como empresa emergente, habíamos desarrollado una tecnología muy innovadora y prometedora», señala Oliver Borek, director general para Europa de Mura Technology. «

La construcción de la primera planta HydroPRS de Mura en la zona industrial británica de Wilton International ya ha comenzado, y se espera que esté operativa en la segunda mitad de 2022. En total, se construirán cuatro reactores hidrotérmicos catalíticos para procesar más de 80.000 toneladas de residuos plásticos al año. Además, están previstas otras plantas en Alemania, Estados Unidos y Asia.