Nuevos mercados potenciales para el mercado del desarrollo de agua: desalación y reuso

Nuevos mercados potenciales para el mercado del desarrollo de agua: desalación y reuso

En los últimos años se ha producido un increíble crecimiento y desarrollo de la desalación y el reuso gracias a las nuevas tecnologías, siendo los países de Oriente Medio los que están liderando los proyectos de investigación y desarrollo sobre la posibilidad de combinar el uso de energías renovables con la desalación de agua de mar para uso industrial y/o potable. En este aspecto, la energía solar es la que lleva por el momento la delantera en la zona, aunque en otras geografías también se están consiguiendo resultados esperanzadores con el uso de energía eólica en plantas desaladoras. Abengoa ha sido seleccionada por la compañía Masdar para el desarrollo de una planta piloto de desalación con innovadora tecnología de ósmosis inversa que permita que este proceso sea más sostenible y eficiente.

Todos estos factores unidos a las nuevas tecnologías han derivado en un increíble crecimiento y desarrollo de dos nuevos mercados potenciales dentro del mercado del agua: la desalación y el reuso.

Desde hace ya más de una década el mercado de la desalación se viene consolidando como uno de los principales mercados en el sector del agua. El crecimiento en este sector, de alguna manera, ha mermado el crecimiento en el reuso.

Sin embargo, el avance en nuevas tecnologías, como pueden ser la ultrafiltración, la ósmosis inversa, y la radiación ultravioleta han alcanzado tal nivel que hoy por hoy el cliente final tiene absoluta certeza de los niveles de calidad y seguridad que se alcanzan en losprocesos de reuso de agua para llegar a estándares de agua potable de forma directa o indirecta.

Desde los años 70 Oriente Medio ha sido el principal impulsor de proyectos de desalación en el mundo, debido a la falta de otras fuentes de recursos hídricos en su geografía. En un futuro cercano, la tendencia se espera que continúe igual.

Sin embargo, en los últimos años la tendencia en este mercado ha cambiado, y de usar predominantemente una tecnología térmica para desalar agua de mar, se está implantando el uso de tecnología de ósmosis inversa, que implica un consumo mucho menor de energía, y por lo tanto, un menor consumo de combustibles fósiles, los cuales pueden ser más rentables si se venden que si se desperdician en el proceso térmico de desalación de agua.

Artículo publicado en: FuturENVIRO Noviembre 2014